¿El nuevo Público?

enero 16, 2009

Pues uno no quiere ser malpensado, pero tras la destitución de Nacho Escolar como director del diario Público, la primera noticia que leo en su versión digital sobre Venezuela es la siguiente:

El referendo de Chávez para la reelección ilimitada será el 15 de febrero

Lo anunció la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, tras recibir de manos de la oficialista Asamblea Nacional (AN) el proyecto de enmienda constitucional

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, anunció este viernes que el 15 de febrero se celebrará en Venezuela el referendo sobre la enmienda constitucional para la reelección ilimitada de los cargos de elección popular.

Lucena hizo el anuncio tras recibir de manos de la oficialista Asamblea Nacional (AN) el proyecto de enmienda constitucional, que impulsa el presidente venezolano, Hugo Chávez, para poder optar a seguir en el cargo, por tercera vez consecutiva, en 2012.

¿Alguna mentira en la noticia? Ninguna.

¿Hay aspectos de la gestión de Chávez criticables? Muchos, diría muchísimos.

¿Estoy a favor de la limitación de mandatos? Absolutamente a favor. En Venezuela, y en España, donde curiosamente nadie se lo plantea.

¿Algún periodista utilizó el término “oficialista” en relación al Congreso español durante las mayorías absolutas de Felipe González y José María Aznar? Sinceramente, que yo recuerde, no.

Y finalmente… esta noticia me suena como si la hubiera leído en otro diario. Pero ya digo, no quiero ser malpensado.


De las palabras a los hechos

enero 9, 2009

Mientras los gobernantes occidentales miden sus palabras contra Israel, el presidente de Venezuela expulsaba esta semana al embajador de este país en Caracas. Ayer, unas cinco mil personas pidieron a Chávez que, además de expulsar al embajador, suspenda el envío de petróleo a este país. ¿Será coherente Chávez o con los dólares no se juega?


REPSOL

noviembre 25, 2008

Año 1989 (Gobierno del PSOE): El Estado inicia la privatización de Repsol.

Año 1997 (Gobierno del PP): El Estado culmina la privatización de Repsol.

Año 1999: Repsol adquiere la petrolera argentina YPF.

Año 2008: La petrolera rusa Lukoil negocia la compra de parte de las acciones de Repsol.

Contradicciones, ¿o no?

Felipe González era bueno, buenísimo cuando comenzó a privatizar Repsol.

Jose María Aznar era bueno, buenísimo cuando terminó de privatizar Repsol.

Que Repsol comprara YPF era bueno, buenísimo, sobre todo para los argentinos y las argentinas.

Hugo Chávez era malo, malísimo cuando nacionalizó PDVSA.

Evo Morales era malo, malísimo cuando nacionalizó el petróleo boliviano.

Si Lukoil compra Repsol, será malo, malísimo para los españoles y las españolas.

Parece que la clave es que la cosa es mala, malísima cuando los que tienen el petróleo son mafiosos (como los rusos) o populistas (como Chávez y Morales). Les invito a que pinchen en la imagen y visiten la web de la campaña REPSOL MATA. ¿Quién son los mafiosos? Y para populistas, los medios de comunicación españoles (y españolistas).

repsol-mata


Bolivia, Ecuador, Venezuela y Nicaragua

octubre 8, 2008

Si en algo suelen estar de acuerdo los medios de comunicación de la derecha y de la izquierda es en unir indefectiblamente a los gobiernos de Bolivia, Ecuador, Venezuela y Nicaragua. Los unos para castigarlos sin descanso. Los otros para defenderlos a toda costa. Evo Morales, Rafael Correa, Hugo Chávez y Daniel Ortega son un poker de ases. Para unos, ases del populismo radical. Para otros, ases de la transformación social. Así, sin matices.

Yo, sin embargo (por comparar los dos extremos) con Evo Morales mi iría a cualquier movilización. Hasta ahora, y sigo de cerca su proceso, me pareció un tipo honrado y cabal, con un proyecto transformador, y con el apoyo de unas bases sociales organizadas. Y sin embargo, con Daniel Ortega (del que también he seguido la historia) no iría ni a tomar unas cañas, por si acaso me roba la cartera. Ni yo, ni los principales dirigentes del sandinismo primigenio (Dora María Téllez, Sergio Ramírez, Mónica Baltodano, Ernesto Cardenal,…) que abandonaron el FSLN para conformar el Movimiento de Renovación Sandinista, ni los miles de personas (yo era una de ellas) que en la toma de posesión de Daniel Ortega en enero de 2007, abandonaron la Plaza de la Fe cuando éste comenzó su discurso afirmando que ellos eran sandinistas, pero Daniel no.

Razones ha dado Daniel Ortega como para no tenerle aprecio. Su afan de perpetuarse en la dirección del FSLN (ya va para 30 años), la derogación de la ley del aborto, las acusaciones de abuso de su hijastra, su pacto con el corrupto Arnoldo Alemán para repartise el poder y protegerse mutuamente de sus problemas judiciales, son solo algunos ejemplos.

No me extraña en absoluto que los medios de la derecha se empeñen en presentar el poker de ases. Pero me escuece profundamente cuando los medios de comunicación “críticos” son tan poco críticos con Ortega. Creo que no le hacen ningun favor a la “transformación social”.


Las opiniones políticas de Vargas Llosa

octubre 2, 2008

El diario El País de hoy publica un artículo en el que recoge las opiniones del excelente escritor peruano Mario Vargas Llosa. Aunque el artículo lleva por subtítulo “El escritor hispano-peruano analiza la realidad latinoamericana y la crisis de EEUU”, en realidad sólo recoge los “análisis” del escritor sobre Bolivia y Venezuela. El título del artículo es explícito “Vargas Llosa: Morales está acabando con Bolivia, pero lo de Chávez es peor”.

Sobre Bolivia y su presidente, el excelente escritor desmiente que Morales sea un indio como se ha presentado en Europa, y ha subrayado que se trata de “un criollo latinoamericano típico, un mestizo hispanohablante, que está acabando con Bolivia, creando problemas monstruosos con la cuestión racial, que antes no existían al nivel de ahora”.

El excelente escritor, se arroga entonces la facultad de decidir quien es “indio” y quien no. Me gustaría preguntarle al excelente escritor que pruebas son las que hay que hacerse para obtener la denominación de origen “india”. ¿Hay que hacerse un análisis sangre? ¿Es suficiente con uno de orina? ¿Tal vez ambos?

Por otro lado, el excelente escritor afirma que el presidente Morales “está acabando con Bolivia y creando problemas monstruosos con la cuestión racial que antes no existían”. Me gustaría preguntarle al excelente escritor con cuantos “indios” bolivianos ha tenido la oportunidad de hablar para preguntarles que problemas raciales han sufrido en las últimas décadas, en los últimos siglos. Probablemente, para el excelente escritor, no tener acceso al agua potable, a la luz eléctrica, que el país lo gobiernen blancos (como él) cuando la mayoría de la población es indígena, no tener acceso a la educación ni a la salud en las mismas condiciones que los blancos, que se menosprecie tu lengua y tu cultura, que te insulten, que te agredan, por el hecho de ser “indio”, no son “problemas monstruosos con la cuestión racial”. Seguramente, para el excelente escritor, “problemas monstruosos con la cuestión racial” es que los “indios” hartos de la explotación y de la esclavitud, decidan cambiar el rumbo de su país. Que a pesar de la violencia con la que los enfrentan los que tradicionalmente acapararon el poder en Bolivia, sigan defendiendo su dignidad y otro modelo de país en el que las riquezas no queden en manos de unos pocos.

Al referirse a Venezuela, el escelente escritor afirma que “El caso de Chávez es más grave, porque en Venezuela, mal que mal, había ya una tradición de cuarenta años de vida democrática, aunque con una corrupción enorme, es verdad. Pero la solución no es volver a la dictadura”. Efectivamente, existía el pequeño detalle de una corrupción enorme, el pequeño detalle (como nos contaba el amigo Rafa en un comentario a un post anterior) de la concentración de los beneficios del petróleo en manos de unos cuantos, el pequeño detalle del clientelismo político y el Pacto del Punto Fijo, por el que los dos grandes partidos se repartieron el poder, y una larga sucesión de pequeños detalles como esos. Y sin embargo, ahora han vuelto a la dictadura. Me gustaría preguntarle al excelente escritor cual es entonces su concepto de democracia. Porque últimamente, convocar referéndums y ganarlos con porcentajes de entre el 60 y el 70% de los votos es ser poco democráticos. Cuantas más citas electorales convocas, cuantas más ganas y por un porcentaje de votos mayor, menos democrático eres.

Por último, el excelente escritor y adalid del liberalismo, ha reconocido encontrarse “desgarrado” entre sus principios y la realidad. “Un liberal jamás debería aceptar que los pobres contribuyentes salvaran a las empresas codiciosas que han acabado en la ruina”. Sin embargo, el problema ahora es que “estas instituciones no quiebran solas y parece indispensable el intervencionismo para salvar a los náufragos”. El excelente escritor y adalid del liberalismo propugnando el intervencionismo estatal. Señor Vargas Llosa, le recomiendo lea la carta del cineasta Michel Moore a los ciudadanos de Estados Unidos.

Ah… el excelente escritor, también ha vuelto a defender el denominado Manifiesto para la unidad de la lengua castellana, que suscribió, porque cree “en todo lo que dice de principio a fin. Su idea es justa y válida y merece ser apoyada”. Pues nada, a defender la bandera del uniformismo cultural.


Radios comunitarias en Venezuela

septiembre 20, 2008

Hace unas semanas escribía sobre las radios comunitarias en Paraguay. El informe de HRW sobre Venezuela al que nos referíamos en los dos últimos posts, dedica un punto a hablar (favorablemente) de los medios comunitarios, y del apoyo que estos han tenido desde el Gobierno (pág. 81):

Después de haber sido excluidos durante años por los principales medios, una red de activistas comunitarios aprovechó el triunfo de Chávez de 1998 para promover el apoyo estatal para las iniciativas de radios comunitarias. Los activistas trabajaron con los legisladores chavistas para redactar leyes sobre medios alternativos que se encuentran entre las más avanzadas del hemisferio.

La ley de Venezuela consagra la obligación del gobierno de apoyar a las estaciones de radio comunitarias mediante el otorgamiento de habilitaciones y proporcionándoles capital de gestación, subsidios para infraestructura y capacitación.

(…)

De acuerdo con la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), hasta agosto de 2007, existían 266 estaciones de radio comunitarias y más de 30 medios televisivos comunitarios habilitados y en funcionamiento.

Como refería al hablar de Paraguay, frente a los medios de comunicación empresariales, que responden a intereses económicos concretos, las radios comunitarias son una alternativa interesantísima, una alternativa a potenciar. Y según HRW, parece que en eso el gobierno Venezolano si se ha puesto las pilas.


Human Rights Watch

septiembre 20, 2008

Recibo con alegría el comentario de mi buen amigo Rafa sobre el post anterior. En diversas ocasiones hemos hablado sobre Venezuela, y sobre tantos otros temas. En este momento, lo único que lamento es que tu estancia posdoctoral en las Américas, no me permita mantener una conversación sobre este tema con un buen ron encima de la mesa.

Lo primero que tengo que decir, es que todavía no he leído el informe de HRW. Y realmente, no me parece fundamental el haberlo leído (aunque tengo muchas ganas de hacerlo) para afirmar lo que afirmé en el post anterior.

Si tuve la oportunidad de leer algunos de los informes de HRW sobre Colombia. Informes realmente críticos, tanto con el gobierno de Colombia, como con el resto de los actores armados. Incluso tuve la oportunidad de asistir a la presentación por parte del Sr. Vivancos de uno de ellos en Bogotá.

También tuve la oportuniad de leer algunas de sus notas sobre Irak. Realmente críticas con el gobierno estadounidense.

Hay informes y notas de HRW críticas con todos los gobiernos de los países en los que trabajan, incluso críticas con las Naciones Unidas.

También los he leído críticos con algunos aspectos en el caso del gobierno español. Valgan como ejemplo el informe “Discrecionalidad sin límites: La aplicación arbitraria de la ley española de inmigración” del año 2002. O el informe”¿Sentando ejemplo? Medidas antiterroristas en España” del año 2005, informe crítico que por cierto no sentó nada bien al gobierno español. O su nota, también de 2005, alertando del peligro para los inmigrantes que supone su deportación a Marruecos. O el más reciente informe de 2007 “Responsabilidades no bienvenidas. España no protege los derechos de los menores extranjeros no acompañados en las Islas Canarias“.

Es curioso que las mismas organizaciones de Derechos Humanos sean expulsadas por el gobierno de Venezuela por “agresiones de factores internacionales que responden a intereses vinculados y financiados por las agencias del gobierno de Estados Unidos de América, que tras el ropaje de defensores de los Derechos Humanos, despliegan una estrategia de agresión inaceptable para nuestro pueblo”, mientras que en Colombia las señala el gobierno porque sirven a los intereses de los guerrileros comunistas (con las implicaciones que en Colombia puede tener ese señalamiento).

Por cierto, el gobierno venezolano no debería olvidar que los informes de HRW son críticos con los gobiernos, no agreden a los pueblos. El gobierno de Venezuela representa a su pueblo, pero no es el pueblo.

Por último, según el diario Público, uno de los argumentos utilizados para la expulsión fue alegar que los representantes de HRW habían violado las reglas que rigen el visado de turista con el que entraron al país, que se otorga para actividades de “esparcimiento” y no para presentar un informe. Compañero, haz recuento a ver en cuantas ocasiones nos tendrían que haber expulsado de unos cuantos países.

PD. Se te extraña compañero.