De la “transparencia” y otras vainas

noviembre 17, 2008

Me llega por varias vías este video “promocional” de la Fundación Lealtad:

Como comentaba en el anterior post, esta pasada semana y la próxima me encuentro en Ecuador, por trabajos relacionados con distintas ONGD españolas, de esas que “no son de fiar”, según los protagonistas del spot.

Y en este contexto es que veo a un ilustre que por principal mérito tiene su romance con la heredera de una de las principales fortunas españolas afirmar “a saber qué puede hacer una ONG con mi dinero“. A mi se me ocurren unas ideas de lo que se podría hacer con el dinero de su suegra.

O escuchar a un famoso periodista deportivo entre cuyos méritos se encuentra contribuir a convertir en ídolo nacional a un señor que conduce coches y que paga sus impuestos en el extranjero decir “tu estás loco, yo de estos tíos no me fío” [en referencia también a las ONG]. ¿No sería mejor que dedicara sus esfuerzos a promover una campaña en el grupo empresarial de comunicación en el que trabaja para presionar al conductor a que pagara sus impuestos en España?

Junto a estos dos ilustres, otros cuantos (reconozco que me duele especialmente la participación de Gabilondo y Wyoming a los que todavía tengo cierto respeto) se dedican a arrojar mierda al sector de las ONG durante algo más de cinco minutos para promocionar a la Fundación Lealtad.

La Fundación Lealtad es una organización privada, que se dedica a “analizar la transparencia y las buenas prácticas de las ONG, y facilita información para ayudarte a decidir con qué ONG colaborar”. Esta fundación está promovida, entre otros, por el Banco Santander Central Hispano y por Price Waterhouse Coopers. Así que resulta que el banco presidido por el señor de tan oportuno apellido y la auditora de paraísos ficales van a ser quien me ayuden a decidir con que ONG colaboro. Ja, ja, ja.

Como ya soy mayorcito, prefiero decidir por mi mismo. Si nos ceñimos al sector que mejor conozco (el de las ONGD), puedo afirmar que la mayoría de las ONG son notablemente transparentes. Publican en sus sitios web la información sobre el origen de sus fondos y en qué proyectos los emplean. Las que reciben fondos públicos tienen que semeterse a estrictos procedimientos de justificación de los fondos que reciben, según lo regulado por la Ley 38/2003 general de subvenciones. Es cada vez más frecuente que realicen evaluaciones externas de los proyectos que apoyan (evaluaciones no sólo centradas en la fiscalización económica, que analizan los impactos de las intervenciones, su pertinencia, su viabilidad, etc.). Las que más fondos reciben del Estado, tienen incluso que superar un complejo procedimiento de calificación por parte de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Para terminar, les hago una apuesta. Si alguien consigue facilitarme los presupuestos ejecutados (no lo presupuestado al inicio del año, sino lo realmente ejecutado a la finalización del mismo) de la Generalitat Valenciana, con detalle por programas, está invitado a cenar.

Espero ansioso que alguno de los catorce rostros que participan en el spot promocional de Fundación Lealtad, protagonicen otro exigiendo transparencia al gobierno autonómico valenciano.

Anuncios

Publicidad miserable

octubre 9, 2007

Definitivamente algunas ONG no tienen ningún escrúpulo para tocar la vena que une el corazón con la cartera. Atención a la campaña de Global Humanitaria con el fichaje estrella del publicista mediático de Operación Triunfo:

Y en Youtube, podéis encontrar al menos otros ocho anuncios de la misma calaña. Y yo me pregunto ¿que tenemos que hacer para dejar de sufrir estos anuncios? Y me pregunto más ¿qué tenemos que hacer para conseguir abolir el apadrinamiento de niños como una figura de financiación de las ONG?

La desigualdad y la injusticia tienen raíces profundas que no se remueven apadrinando niños por un euro al día. Si no modificamos nuestras pautas de consumo, ese euro al día para lo único que sirve es para tranquilizar nuestras conciencias.


Movimiento Social Valenciano

septiembre 28, 2007

A cuento del culebrón sobre Ester Fonfría (ver aquí el último capítulo), me preguntaba donde se escondían los representantes de la Plataforma del Voluntariado, ya que su presidente ocupa uno de los puestos del patronato de la Fundación.

El amigo Manel en su comentario sobre ese post afirmaba que “De la Plataforma Valenciana de Voluntariado Social no puede esperarse mucho. Y parece que del movimiento social valenciano tampoco”. Hoy tenemos una prueba más. Y lo afirmo con la cautela que me merecen el reflejo de unas declaraciones en prensa.

En la edición de ayer de El País, publicaban una noticia en las que se refieren al Vicepresidente de la Coordinadora Valenciana de ONG, Sergi Escribano, afirmando que “rechazó opinar sobre la polémica que rodea a la fundación, acusada por Comisiones Obreras de persecución sindical y de la que cobran siete personas que en realidad trabajan como periodistas y asesores en las consejerías de Inmigración y Bienestar Social. Las denuncias contra Fundar, dijo, cuyo cometido oficial consiste en ayudar a las ONG, han sido de carácter laboral“.

Como decía, voy a darle a Sergi Escribano el beneficio de la duda y pensar que realmente lo que publica El País sea una tergiversación de sus palabras. Porque si no lo fuera, me gustaría hacerle una pregunta al señor Escribano. Si el vicepresidente de la Coordinadora que pretende representar a las ONG de desarrollo no tiene que opinar ante el acoso laboral y sindical, si no tiene nada que decir ante una Fundación parapública que utiliza como primer apellido el de la “solidaridad” y funciona como ETT al servicio del Gobierno Autonómico, si no tiene nada que decir ante una gerenta que somete a un régimen de terror a trabajadoras y trabajadores… ¿que significa para usted eso del “desarrollo” que apellida la organización que usted representa?

Ah… y frente a su reclamo al Gobierno Autonómico de “un apoyo parecido [para la Coordinadora]” al que tiene Fundar, aunque supongo que usted lo sabe, la Coordinadora es una plataforma de coordinación de las ONGD, mientras que FUNDAR es una Fundación parapública impulsada desde el Gobierno Autonómico. Confío en que un apoyo similar no llegara a significar la contratación en la Coordinadora de una gerenta que acosara a trabajadoras y trabajadores. Y que si eso algún día sucediera, el vicepresidente de la Coordinadora no rechazara opinar sobre la situación por tratarse de un conflicto laboral.

Pero no, ahora que releo lo que he escrito, no me queda ninguna duda de que el periodista de El País que firma la noticia a la que me refería al inicio de este post, tergiversó las palabras del vicepresidente de la Coordinadora. O eso al menos quiero pensar.


Volvemos al robo de cartera

septiembre 20, 2007

Si recuerdan, allá por finales de agosto arrancaba este blog con un post sobre el saqueo a los fondos de Cooperación de la Generalitat Valenciana.

Ahora, la Coordinadora Valenciana de ONGD y la Campaña Pobreza Cero denuncian el hecho con este vídeo.


Alternativas al conflicto colombiano

septiembre 13, 2007

Me envían las amigas y amigos del Colectivo Sur Cacarica (ONG valenciana que trabaja por los Derechos Humanos en Colombia) información sobre un evento que están organizando para el lunes 17 de septiembre a las 19:30 en el Club Diario Levante (C/Traginers, 7 Poligono Vara de Quart).

COMUNIDAD DE PAZ DE SAN JOSÉ DE APARTADÓ: UNA ALTERNATIVA AL CONFLICTO COLOMBIANO

Participan: Gildardo Tuberquia y Nohelia Tuberquia, líderes de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó (Colombia), Premio de la Paz Aquisgrán.

Presenta: Ramón Cardona, ex diputado de Esquerra Unida, quién formó parte de la Comisión Valenciana de Verificación de los Derechos Humanos en Colombia y que visitó San José en 2005.

Se proyectará el documental “Hasta la última piedra” (2006, 58 m.), que narra la construcción de San Josesito, el nuevo pueblo que levantaron los campesinos tras la masacre de 2005.

Comunidad de Paz San José de Apartadó
En un remoto lugar de la selva colombiana se asienta San José de Apartadó, una pequeña población de unos 2.000 campesinos que está siendo exterminada por el Ejército y los paramilitares. Hartos de huir del fuego cruzado entre la guerrilla y las fuerzas conjuntas de militares y paramilitares, decidieron en marzo de 1997 constituirse en una comunidad de paz, la primera que se creó en Colombia. Todos sus miembros se comprometieron a respetar cinco principios básicos:

-No permitir la presencia de grupos armados en su territorio
-No portar armas
-No brindar apoyo logístico ni táctico a los actores armados
-Luchar contra la impunidad
-Participar en los trabajos comunitarios

Esta iniciativa de resistencia civil frente a la guerra se opone frontalmente a los intereses estratégicos y económicos de los grupos armados, que pretenden controlar el territorio y a sus pobladores para que les sirvan de retaguardia de sus acciones armadas. Por eso, desde que se constituyó la comunidad no han dejado de atacarles a pesar de las reiteradas exigencias de organizaciones internacionales al Estado colombiano para que garantice su protección; es como poner al zorro a cuidar del gallinero. En estos diez años han sufrido cerca de 600 crímenes de lesa humanidad, que incluyen 170 asesinatos y centenares de desapariciones, torturas, desplazamientos forzados, detenciones arbitrarias, robos… la inmensa mayoría a manos de soldados y paramilitares. La última de estas masacres ocurrió el 21 de febrero de 2005. Ocho miembros de la comunidad, entre ellos tres niños y Luis Eduardo Guerra, uno de sus fundadores, fueron salvajemente asesinados tras ser torturados; sus cuerpos los despedazaron empleando garrotes y machetes. La Fiscalía acaba de abrir una investigación a 69 militares por esta matanza. Sin embargo, la comunidad teme que este caso como el resto de violaciones que han padecido queden en la más absoluta impunidad.