La justicia de este país

octubre 13, 2008

Dos noticias publicadas hoy en la prensa española:

Cartagena tiene su primer permiso a los tres meses de ingresar en prisión.

Ochenta y tres días. Ese es el tiempo que Luis Fernando Cartagena, ex conseller de Obras Públicas en el primer gobierno del popular Eduardo Zaplana, ha permanecido en prisión antes de gozar de su primer permiso penitenciario. (…) El ex alcalde de Orihuela y titular de Obras Públicas del primer gobierno de Eduardo Zaplana en la Generalitat Valenciana, fue condenado a cuatro años de prisión por la Audiencia de Alicante una vez quedaron probados los delitos de falsedad en documento mercantil y malversación de caudales públicos.

Cartagena, el primer miembro del Consell que ha ingresado en prisión en 30 años, fue condenado por apropiarse de 49.000 euros procedentes del superávit del hospital municipal de San Juan de Dios, gestionado por las Hermanas Carmelitas. En lugar de ingresar el dinero en las arcas municipales “lo hizo suyo con intención de propio beneficio”, según consideró probado el Tribunal Supremo.

Una expulsión que deja ‘huérfana’ a Verónica. Orden de repatriación para un boliviano cuya hija tiene el DNI español. (versión pdf del diario Público, pág. 28).

Ramiro Perales Chejo salía de la estación de metro cuando lo detuvo la Policía. Ocurrió el pasado 29 de septiembre y desde entonces espera su expulsión en el Centro de Internamiento para Extranjeros de la Zona Franca. Aunque la normativa permite que presente un recurso para suspenderla, de poco ha servido que su abogada, Johana Londoño, ponga sobra la mesa el DNI español y el Registro Civil de su hija.

Para Londoño, “es como si el juez no hubiera leido la documentación”. “No entiendo, estoy desconcertada; si una ciudadana española no vale para demostrar el arraigo y la dependencia económica de su padre, no entiendo qué más es necesario”, reclama. Pero el Juzgado Contencioso Administrativo número 3 de Barcelona fue claro en el auto del pasado 7 de octubre: “No queda acreditado el pretendido arraigo del recurrente ni en el ámbito social, ni en el familiar (convive en el mismo domicilio con la madre de su hija de un año de edad, sin que se acredite en modo alguno que aquella es residente legal).”

La conclusión es obvia. Si eres pobre, con la justicia (como con tantas otras cosas) estás jodido.

Anuncios

La intransigencia de las autoridades migratorias españolas

octubre 9, 2008

Meses le ha constado a un amigo senegalés conseguir su visado para poder llegar a España. Aceptado para poder cursar un Máster en Políticas y Procesos de Desarrollo, y con una beca concedida para cursar estos estudios, la demora en la concesión de la visa supone que llegará a Valencia con el máster ya comenzado.

La semana pasada, se quedó sin poder llegar a España un sacerdote ecuatoriano, responsable de una organización que trabaja con campesinos e indígenas de su país, a una gira prevista para contactar con distintas organizaciones de solidaridad internacional. El motivo: no le concedieron la visa.

Ahora me llega la noticia de que uno de los participantes en las Jornadas de Soberanía Alimentaria que anunciaba ayer mismo, ha estado a punto de ser deportado. Ramiro Fresneda, dirigente del Movimiento Nacional Campesino e Indígena de Argentina (MNCI) y abogado defensor de Derechos Humanos en su país, ha sido retenido arbitrariamente en el aeropuerto de Barajas durante 36 horas, a su entrada a España. Ramiro, ha sido invitado por diversas organizaciones españolas, para participar en diferentes eventos sobre derechos humanos y alimentación. Sólo la presión de las organizaciones que dan apoyo al MNCI ante diversas instancias ha podido evitar en el último momento su deportación.

Son tres casos, entre otros muchos, de los procedimientos poco transparentes y la intransigencia de las autoridades de migración de este país. Una muestra de como se dificulta el trabajo de las organizaciones sociales y de las personas que pretenden contribuir a la transformación social en sus países. El trato digno que se merecen todas las personas es especialmente exigible ante las que trabajan por tranformar las causas que generan que sus compatriotas tengan que salir de sus países para poder sobrevivir.


Extranjeros cobrando paro

septiembre 16, 2008

Parece que al líder de la oposición no le gusta que haya 180.000 extranjeros cobrando el seguro de desempleo. Se le olvidó comentar que hay más de 2 millones de extranjeros cotizando a la Seguridad Social.

Seguramente el señor Rajoy preferiría que no se emplearan sus impuestos para pagar el seguro de desempleo de los extranjeros. A mi, señor Rajoy tampoco me gusta que se empleen mis impuestos en pagarle el sueldo a políticos que incitan al racismo como usted.

Vodpod videos no longer available.


El ministro Corbacho, y sus compatriotas

septiembre 8, 2008

En estos días se ha montado un revuelo porque el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, dijo que la contratación de inmigrantes en origen debe aproximarse a cero. Según la prensa, la vicepresidenta del Gobierno le reconvino, el propio presidente lo forzó a rectificar, y el ministro Corbacho terminó diciendo que “algo habría dicho mal”.

Hace algo más de cuatro meses, cuando tan sólo llevaba 72 horas en el cargo, el diario El País le hacía una entrevista al ministro Corbacho, y le preguntaba (nada intencionadamente, por cierto):

En un contexto de aumento del paro, también entre el sector de los inmigrantes, ¿cabe seguir promoviendo políticas de contratación en países extranjeros o eso hay que cortarlo de raíz?

A lo que el recién estrenado ministro respondía:

Si tienes inmigrantes parados en tu país y sus perfiles se corresponden con las necesidades de empleo, parece razonable que des empleo a los que están parados aquí. Me parecería una contradicción tener parados en el país, que sus perfiles profesionales pudieran ser susceptibles de contratación, y que te fueras a promover una política de contratación en el extranjero. Porque lo único que estarías haciendo sería mantener el contingente de parados aquí e, incluso, parte de los inmigrantes que trajeras acabarían incrementándolo. Por lo tanto, yo creo que eso hay que revisarlo. Salvo que haya unos sectores emergentes para el desarrollo de la economía que necesiten crear no sé cuántos empleos y esos trabajadores aquí no los tuviéramos ni en el sector inmigrante ni en el sector autóctono.

En definitiva, que lo que dijo hace unas horas el ministro Corbacho, ya lo había dicho nada más asumir el puesto. Y eso que dijo entonces, y ha repetido ahora, es lo que piensa el gobierno, la oposición, y la mayoría de la ciudadanía de este país.

No hay que engañarse. Para el gobierno, la oposición y la mayoría de la ciudadanía de este país, las y los inmigrantes pueden llegar cuando sobra el trabajo, pero si falta, que se vuelvan a su país. Para el gobierno, la oposición y la mayoría de la ciudadanía de este país, las y los inmigrantes no son personas, son simplemente fuerza de trabajo. Y está bien que vengan si vienen a meterse en los invernaderos en situaciones en las que pocos españoles y españolas trabajarían y menos por el sueldo que les pagan. Esta bien que vengan a recoger las naranjas que los españoles nos tomaremos exprimidas para desayunar (aunque en realidad, la mayoría de esas naranjas se las tomarán exprimidas los alemanes, para nosotros ya llegan las naranjas marroquíes). Esta bien que vengan si es a limpiarle el culo a nuestros viejos. Esta bien que vengan a si es a limpiarnos la casa y a cuidar a nuestros hijos. Está bien que vengan si es a poner ladrillos, que luego los españoles nos encargaremos de especular con las viviendas que construyan y a cobrar comisiones por la recalificación de terrenos. Pero si ya no hay viviendas que vender ni comisiones que cobrar, que se vuelvan a su país.

Para el gobierno, la oposición y la mayoría de la ciudadanía de este país, los inmigrantes no son personas. Son negros, moros y sudacas a los que se puede tratar como kleenex, de usar y tirar. Que vengan solo los que necesitemos, a los que necesitemos exprimir aquí. Y los demás, que se queden en su casa, que ya nos encargaremos de exprimirlos allá.

Por cierto señor Corbacho. No debería olvidarse de que usted también es un inmigrante. Uno de tantos extremeños que tuvo que migrar a Catalunya porque la cosa en su tierra estaba jodida. Así que, si el paro aumenta en Catalunya, debería ir pensando en regresar a su tierra.

Y aprovecho la temática, para recomendar un video que conocí gracias a Abraham, de otromundoesposible, en el que cuentan del trato de la policía local de mi ciudad a los migrantes que tratan de ganarse la vida vendiendo en la calle. Por cierto, a estos policías ¿no los podrían deportar a algún sitio?


Buscando visa para un sueño

agosto 30, 2008

En estos días, pasé por delante la embajada estadounidense en Santo Domingo, y no pude menos que recordar el merengue de Juan Luis Guerra “Buscando visa para un sueño“:

Eran las 5.00 de la mañana
un seminarista, un obrero
con mil papeles de solvencia
que no les dan pa ser sinceros.

Eran las 7.00 de la mañana
y uno por uno al matadero
pues cada cual tiene su precio
buscando visa para un sueño.

El sol quemándoles la entraña,
un formulario de consuelo
con una foto dos por cuatro
que se derrite en el silencio.

Eran las 9.00 de la mañana
Santo Domingo, ocho de Enero
con la paciencia que se acaba
pues ya no hay visa para un sueño.

Buscando visa para un sueño
buscando visa para un sueño
Buscando visa de cemento y cal
y en el asfalto quién me va a encontrar.

Buscando visa para un sueño
buscando visa para un sueño
Buscando visa, la razón de ser
buscando visa para no volver.

Buscando visa para un sueño
buscando visa para un sueño.

Buscando visa, la necesidad
buscando visa, qué rabia me da
buscando visa, golpe de poder
buscando visa, qué mas puedo hacer.

Buscando visa, para naufragar
buscando visa, carne de la mar
buscando visa, la razón de ser
buscando visa, para no volver.


Carta a Betancourt

julio 28, 2008

A pesar de lo complejo de conectarse a Internet en la sierra ecuatoriana, me llega esta carta que creo que no tiene desperdicio.

Querida Sra. Betancourt,

Excúseme, antes que nada, que no me dirija a su merced por su primer nombre (Ingrid) como suele hacerlo toda la prensa. Yo prefiero reservarme esta confianza solamente para mis amigos personales. Espero no se tome esto a mal.

No me dirijo a usted esta vez para pedirle por los amenazados, desaparecidos, desplazados, falsos positivos, ejecutados, ni presos sin debido proceso en Colombia, por los cuales, dicho sea de paso, no ha dicho usted ni una sola palabra. Ni tampoco quiero pedirle, en esta ocasión, por los cerca de 250 secuestrados en poder del paramilitarismo, de los cuales usted tampoco ha dicho nada. No, en realidad, me dirijo a usted por un problema mucho menos grave que la espantosa crisis humanitaria que se vive en los campos de Colombia, pero no por ello, menos urgente.

Me refiero a las políticas de inmigración, represivas y racistas, que hay en Europa. Hace poco, ha de saber, el Parlamento Europeo ha impulsado una nueva ley sobre inmigración, la llamada Directiva Retorno. Esta es una cosa bien berraca: ¿sabe que a un inmigrante ilegal latinoamericano le pueden dar prisión hasta por 18 meses en unos campos de concentración que llaman con el eufemismo de “centros de detención”?

Como será de fea esta situación que el secretario general de la OEA, el pusilánime de Insulza, se refirió a esta Directiva en duros términos, llamándola “represiva”. Y cómo será, que otro pusilánime, el presidente peruano Alan García, convocó a una reunión extraordinaria de la OEA para analizar el tema. El presidente Correa, del Ecuador, manifestó su desagrado al punto de supeditar negociaciones comerciales con la UE a que deroguen esta directiva, a la cual los mismos europeos le han apodado, la “directiva de la vergüenza”. Lula los trató de xenófobos, Evo Morales les envío una senda misiva y Chávez, como no podía ser de otra manera, les amenazó de cortarles el suministro de petróleo. Todos están medio molestos que a los europeos se les pasara la mano.

Decido dirigirme a usted por este problema, porque parece que a usted si la reciben bien en Europa, con alfombra roja y todo. Hasta le han dado la doble ciudadanía. Sabrá que no a todos nos han recibido así.

Usted dijo que Francia era la tierra de la “fraternidad” y la “libertad”… pero para muchos inmigrantes las tierras galas están lejos de ofrecer este panorama. Lo de la fraternidad, ante el riesgo de deportación, les debe parecer un triste chiste de mal gusto, y lo de la libertad, con la posibilidad de 18 meses de cana, ni hablar. Del último elemento de esa trilogía, “la igualdad”, ya nadie se acuerda…

Además, parece ser usted una buena amiga del nuevo presidente de la UE, Nicolás Sarkozy. ¿Podría por favor decirle a Sarkozy que si no hubiera sido porque su padre enfrentó leyes de inmigración mucho menos severas que las que él está imponiendo, a lo mejor nunca hubiera salido de Hungría? ¿Podría recordarles que “el problema” de inmigración que ellos dicen tener no se parece en nada al que los africanos y latinoamericanos hemos padecido durante siglos de inmigración europea? Y que conste que a nosotros, al menos, nunca se nos ha ocurrido quitarles las tierras, imponerles lengua, vestimenta y religión, ponerlos a hacer trabajos forzados o implantarles sistemas de apartheid, como ellos sí lo han hecho. ¿Podría recordarle que los inmigrantes le hemos puesto sazón a sus ollas, música a sus calles, brazo y cerebro a sus empresas, y hemos traído sangre nueva a un continente que, irremediablemente, envejece?

Pregúntele a su amigo Sarkozy como es eso de que habla de libre comercio para arriba, libre comercio para abajo, pero a los trabajadores se les impide circular de no ser con extraordinarias dificultades, y a los inmigrantes pobres se les trata como a perros callejeros. Hay libertad para los empresarios pero no para la inmensa mayoría de ciudadanos de a pie. ¿Sabe? Esta directiva fuerza a los ilegales a condiciones de trabajo forzado, les hace más vulnerables y así terminarán muchos aceptando condiciones infrahumanas con tal de no ser enviados de nuevo al desempleo y al hambre en sus países de origen.

Después de que termine su gira por cuanto santuario de la Virgen María hay, a lo mejor podría hacerles un favorcito a los latinoamericanos que viven en Europa y que no pueden entrar y salir tan fácil como usted. Sóplele al oído a Sarkozy que no sea así, que recule con la directiva. Porque si él no recula, a lo mejor los inmigrantes, que ya estamos bien mamados con toda esta legalidad represiva, nos decretamos en huelga general y a ver ahí cómo la ven. O a lo mejor nos da por cantarle ese verso de León Gieco, de su canción “De igual a igual”, que dice así: “Si me pedís que vuelva otra vez donde nací, yo pido que tu empresa se vaya de mi país, y así será de igual a igual”, y la hacemos.

Recuerde a los muchos colombianos que marcharon por usted en Europa… ¿cómo va a ser que ahora usted les dé la espalda? A usted la escuchan los europeos. Pase el recado por favor: la Directiva Retorno es una vergüenza. Después de esto, lo único que falta es que se les ocurra volver a crear a la Gestapo. Pero no les doy más ideas, porque hay varios que parece estarían muy entusiasmados con esto…

Me despido sin más por el momento,

José Antonio Gutiérrez D.
12 de Julio del 2008


Las prioridades de José Luis

julio 8, 2008

Aunque hace menos de 4 años permitir el voto a los inmigrantes no estaba en el horizonte del gobierno, parece que las cosas cambian, y ahora sí está entre sus prioridades.

Pero, por supuesto, respetando la sacrosanta Constitución, que en su artículo 13.2 reza que “Solamente los españoles serán titulares de los derechos reconocidos en el artículo 23, salvo lo que, atendiendo a criterios de reciprocidad, pueda establecerse por Tratado o Ley para el derecho de sufragio activo y pasivo en las elecciones municipales”.

Y yo me pregunto, ¿por qué no en las autonómicas? ¿por qué no en las generales? Si son ciudadanos para elegir alcalde o alcaldesa, ¿por qué no lo son para elegir presidente o presidenta autonómico y presidente o presidenta del gobierno?

Y me sigo preguntando, ¿por qué atendiendo a criterios de reciprocidad? ¿Por qué sólo los nacionales de aquellos países que reconozcan el derecho a voto de los españoles que residan en ellos? ¿Por qué condenar sin voto a los nacionales de los países con dictaduras? ¿Por qué castigarlos doblemente? Ni pueden votar en su país de origen ni pueden votar en su país de residencia.