Cositas de la Música (1) León Gieco

septiembre 20, 2008

Incorporo un nuevo gadget a la barra derecha de Cositas de la Vida (debajo del calendario). Utilizando vodpod, inauguro el espacio “Cositas de la Música”, en el que iré añadiendo vídeos de canciones. Y para arrancar. a los dos últimos temas de León Gieco que ya inserté en sendos posts, añado otros dos del mismo cantautor.

Uno de ellos, “De igual a Igual”, en este caso en versión en directo con Carlos Núñez (por favor, ponedle atención a la letra). El otro, el clásico “Sólo le pido a Dios” (si, si, esta canción no es de Ana Belén, ni siquiera de Mercedes Sosa, el autor es León Gieco).

Anuncios

+ Gieco

septiembre 19, 2008

Anoche me despedía con una canción de León Gieco. Han sido varios los amigos que han escrito pidiendo más. Y a los amigos no se les puede defraudar. Ésta, “La Memoria” se la dedicamos a los que se preguntan ¿a quién le importa eso de la memoria histórica?

Los viejos amores que no están,
la ilusión de los que perdieron,
todas las promesas que se van,
y los que en cualquier guerra se cayeron.

Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

El engaño y la complicidad
de los genocidas que están sueltos,
el indulto y el punto final
a las bestias de aquel infierno.

Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

La memoria despierta para herir
a los pueblos dormidos
que no la dejan vivir
libre como el viento.

Los desaparecidos que se buscan
con el color de sus nacimientos,
el hambre y la abundancia que se juntan,
el mal trato con su mal recuerdo.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

Dos mil comerían por un año
con lo que cuesta un minuto militar
Cuántos dejarían de ser esclavos
por el precio de una bomba al mar.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

La memoria pincha hasta sangrar,
a los pueblos que la amarran
y no la dejan andar
libre como el viento.

Todos los muertos de la A.M.I.A.
y los de la Embajada de Israel,
el poder secreto de las armas,
la justicia que mira y no ve.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

Fue cuando se callaron las iglesias,
fue cuando el fútbol se lo comió todo,
que los padres palotinos y Angelelli
dejaron su sangre en el lodo.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

La memoria estalla hasta vencer
a los pueblos que la aplastan
y que no la dejan ser
libre como el viento.

La bala a Chico Méndez en Brasil,
150.000 guatemaltecos,
los mineros que enfrentan al fusil,
represión estudiantil en México.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

América con almas destruidas,
los chicos que mata el escuadrón,
suplicio de Mugica por las villas,
dignidad de Rodolfo Walsh.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

La memoria apunta hasta matar
a los pueblos que la callan
y no la dejan volar
libre como el viento.


Cinco siglos igual

septiembre 18, 2008

Escribiendo sobre la crisis, al pedir cinco siglos de paréntesis a la economía de libre mercado, me vino a la cabeza una canción de León Gieco. Gieco es probablemente uno de los mejores y más comprometidos músicos de la Argentina. Sin duda nunca arrebatará un número uno en las listas a LODV. Pero LODV nunca conseguirá ponerme los pelos de punta, como lo consigue Gieco.

La canción a la que me refería, se llama Cinco Siglos Igual, y por esta noche me despido con ella.


En este mundo

julio 7, 2008

Lo canta León Gieco:

En este mundo aprendimos a justiciar a un ilegal sin documentos y a perdonar al que tiene licencia para matar.

Los hechos superan las palabras y pisotean la inocencia de nuestros hijos


El embudo

octubre 6, 2007

La prensa española (ver aquí) y la ecuatoriana (ver aquí o aquí) anuncian el decreto del presidente ecuatoriano Rafael Correa para que el 99% de los ingresos extra de las petroleras vaya al Estado ecuatoriano.

Cada vez que otro país latinoamericano decide que el beneficio de sus recursos naturales redunde fundamentalmente en sus ciudadanas y ciudadanos, no puedo dejar de recordar la letra (de Marcelo Berbel) de aquella canción que cantaba León Gieco con un buen puñado de amigas y amigos, y que en una de las estrofas decía:

“Fíjese en el caño aquel,

es el famoso oleoducto

por donde se van los frutos

como quien dice a granel.

Les costará comprender

por qué este petróleo nuestro

lo industrializan tan lejos

y el subproducto después

vuelve a su tierra otra vez,

sabe Dios por que manejos”

Si quieren la letra entera (no tiene desperdicio) pueden encontrarla aquí.