¿Dónde está la izquierda?

octubre 4, 2008

Hace apenas un año, conversaba con un amigo sobre la problemática de la vivienda. El diagnóstico de mi amigo no era erróneo. La voracidad de las constructuras y las inmobiliarias, la desvergüenza de los especuladores, la impasibilidad de los gobiernos ante la defensa de un derecho consagrado en la constitución, la corrupción en los ayuntamientos ligada a las recalificaciones del suelo… Tras ese diagnóstico, yo le preguntaba (y me preguntaba)… y ¿donde está la izquierda?

Hace unas semanas, conversaba con una amiga sobre la crisis económica. El diagnóstico de mi amiga tampoco era erróneo. La desregulación de los mercados, la voracidad del sistema financiero, el dominio de la especulación financiera sobre la economía productiva… Tras ese diagnóstico, yo le preguntaba (y me preguntaba)… y ¿donde está la izquierda?

Hace apenas unos días, conversaba en un taller sobre el sistema educativo. Las opiniones de las participantes no apuntaban en una dirección errónea. La transmisión de conocimientos frente a los procesos educativos, el desmantelamiento del sistema público frente a la educación concertada (en manos de la iglesia católica), la desmotivación del profesorado frente a un sistema perverso y pervertido… Y de nuevo les preguntaba (y me preguntaba)… y ¿donde está la izquierda?

Hoy leo en el blog del excelente escritor y lúcido pensador (no como el otro) José Saramago, una respuesta certera:

“La izquierda no tiene ni puta idea del mundo en que vive”

“La izquierda no piensa, no actúa, no arriesga ni una pizca”


Las “izquierdas” latinoamericanas (II)

agosto 24, 2008

Hace aproximadamente un mes, escribía un primer post sobre las izquierdas latinoamericanas. Hoy toca el segundo. En un multitudinario acto de lanzamiento por el Sí a la nueva constitución, el presidente ecuatoriano Rafael Correa dijo que por ser católico “no permitiría jamás una Constitución abortista“, y que tampoco será permitido el matrimonio entre parejas homosexuales, “porque esas son mentiras que se la han dicho al pueblo, que la (oposición) va y le dice a nuestros indígenas“, y aseguró que las verdaderas luchas son “porque el reinio de Dios se instale en la tierra“.

Yo, puestos a elegir, casi preferiría que el reinio de Dios se quedara en los cielos, y que en la tierra se instalara la república de las mujeres (con derecho a abortar) y los hombres, con igualdad de derechos independiemente de su orientación sexual.