Obama y el taxista

enero 21, 2009

obama_super_obama1Cuando ayer por la tarde subí a un taxi, en la radio hablaban sobre el inminente presidente estadounidense Barack Hussein Obama. El taxista se giró hacia mi y espetó “Estoy hasta los huevos de oir hablar de Obama”. Para luego explicarme (aunque no requería explicación) el porqué de su hartazgo. Obama en las primarias, Obama en las elecciones, Obama elegido, Obama en la toma de posesión.

En estos últimos días he leído y escuchado innumerables valoraciones acerca del Obama presidente. Unas optimistas, otras menos.

El taxista, emitió dos opiniones que me parecen sustanciales:

1) Se supone que este señor tiene poder para cambiar el rumbo del mundo, pero yo no puedo votarle.

2) Puede que este señor sea mejor que Bush, pero finalmente los que le “apretarán los huevos” serán los mismos que se los apretaban a Bush. Por si no quedó claro, con sus expresión “apretar los huevos” hacía referencia a los incontables lobbies de presión.

Finalmente, el taxista y yo llegamos a una conclusión compartida. El problema no es la persona, el problema es estructural. Mientras la concentración de poder sea tanta en una única persona, su capacidad de transformación será limitada. Por las múltiples presiones que recibirá, que llegando al extremo pueden convertirse en la presión de una bala. La solución por tanto no pasa por confiar la transformación a una persona que acumula tanto poder, sino por repartir el poder.

De las muchas cosas que leí sobre el nuevo presidente del mundo, les recomiendo dos: la de Guillermo en Migramundo, y la del profesor Vicenç Navarro.


Tres décadas después

enero 11, 2009

harveymilkAnoche fui al cine a ver “Mi nombre es Harvey Milk” una biopic sobre la vida del primer político abiertamente gay en ser electo en Estados Unidos. Tres décadas después de su asesinato, la lucha por los derechos de la comunidad LGTB en Estados Unidos todavía sigue teniendo muchos retos por delante.

Me sigue costando entender que haya tanta gente cuya principal preocupación sea la vida íntima de otras personas.


Intevención estadounidense en Bolivia

octubre 16, 2008

Hace cinco meses apuntaba algunas pinceladas sobre el perfil del entonces embajador estadounidense en Bolivia. Hace apenas un mes, el presidente Boliviano Evo Morales expulsaba al embajador. Ahora, el periodista estadounidense Jeremy Bigwood ha presentado pruebas del invervencionismo estadounidense en Bolivia.


Crisis

septiembre 18, 2008

En estos días andaba tomando una cerveza con una buena amiga que trabaja en los servicios sociales de un ayuntamiento, y salió a la conversación la tan nombrada crisis económica. Yo le preguntaba a esta buena amiga que efectos estaba percibiendo ella en su trabajo. Y me contaba de un perfil de “usuari@” que últimamente se repite. Trabajadores (muchos de ellos del sector de la construcción) que durante unos años han ganado muy buenos dineros, se han embarcado en hipotecas, compra de vehìculos, etc. y ahora que el trabajo flojea y los intereses aprietan, no pueden hacer frente a los gastos.

Frente a esta situación, me venían dos ideas a la cabeza. La primera, que las entidades financieras han vivido felices, concediendo hipotecas con alegría, y ahora se encuentran con un problema. Aunque según leo, el problema fundamental de la banca en este país, es que ahora no ganan tantísimo como han ganado en los últimos años. La segunda idea, que los trabajadores también han vivido felices, endeudándose hasta niveles inasumibles, y ahora están pagando las consecuencias (cuan feliz me siento de seguir viviendo de alquiler).

Al respecto de esta crisis, en los últimos días he leído cosas que me han dejado perplejo.

Una de ellas, la noticia de la nacionalización por el gobierno de Estados Unidos de la aseguradora AIG. Perdón, ¿dije nacionalización? Ha sido un lapsus. Nacionalizar sólo nacionalizan Hugo Chávez y Evo Morales. Cuando la Reserva Federal norteamericana se hace con el 80% de una empresa privada, a eso se le llama “acudir al rescate“.

Otra, las declaraciones del presidente de la patronal española. El señor Gerado Díaz Ferrán le reclama al gobierno medidas excepcionales y afirma que “se puede poner un paréntesis a la economía de libre mercado“.

Como dice Nacho Escolar, el dogma liberal de estos conversos al marxismo es “Cuando gano es para mí, si pierdo vamos a medias“.

Porque ya puestos, yo hubiera preferido que el paréntesis a la economía de libre mercado lo pusieran cuando llenaban los capazos de rentabilidades. No hubiera estado nada mal un paréntesis para repartir beneficios entre los menos favorecidos por el sistema.

Ahora, si hay que ponerle un paréntesis a la economía de libre mercado, yo me apunto. Siempre que el paréntesis dure por lo menos quinientos años.


Treinta y cinco años después

septiembre 11, 2008

Hace aproximadamente cinco meses, daba algunos apuntes sobre el perfil del embajador estadounidense en Bolivia. Ahora, el presidente boliviano Evo Morales lo ha declarado persona non grata y ha exigido su retirada.

Estados Unidos nunca ha tenido inconveniente en desestabilizar y liquidar a cualquier precio los gobiernos que no le resultaban cómodos, aquellos que pretendían librarse de su influencia e impulsar políticas a favor de los más desfavorecidos.

Lo hicieron hace 35 años con Allende, y lo intentan ahora con Evo Morales.


Blackwater en América Latina

mayo 13, 2008

Seguro que han oído hablar de la compañía estadounidense Blackwater. Se trata de una empresa que ofrece servicios militares de seguridad. Cerca de un 90% de sus beneficios proceden de contratos con el Departamento de Estado de Estados Unidos, y se ha hecho tristemente famosa por su participación en la ocupación ilegal de Irak.

Involucrada en asesinatos indiscriminados de población civil, Paul Bremer (estadounidense, jefe de la Autoridad Provisional de la Coalición hasta el 28 de junio de 2004), firmó justo el día antes de dejar su puesto la orden 17 que da inmunidad a Blackwater en contra de cualquier aplicación de la ley de Irak por incidentes como matar civiles (“Contractors shall be immune from Iraqi legal process with respect to acts performed by them pursuant to the terms and conditions of a Contract …“).

Esta semana, el peridista norteamericano Jerremy Scahill, presentaba en España su libro “Blackwater. El auge del ejército mercenario más poderoso del mundo”, editado por Paidós. En el libro se destapan “las conexiones de este grupo de mercenarios al amparo del gobierno de Estados Unidos tras los atentados del 11-S, cuando toda la maquinaria del terror norteamericana inició una marcha de difícil vuelta atrás“. En la presentación, afirmaba que la compañía tiene la vista puesta en Latinoamérica como mercado de futuro, y como lugar de reclutamiento para mano de obra barata.

En definitiva, la privatización de la guerra, en manos de una empresa estadounidense, con estrechas relaciones con su gobierno. Un negocio de la muerte, que contrataría “carne de cañón” latinoamericana, para que mate a otros latinoamericanos. América Latina pone los muertos. Estados Unidos
se queda los beneficios. La historia continúa.


Embajador estadounidense en Bolivia

mayo 10, 2008

Desde octubre de 2006, Philip Goldberg es el embajador de Estados Unidos en Bolivia.

Entre 1994 y 1996, fue jefe de la oficina del Departamento de Estado para Bosnia (en el período en el que estalló el conflicto entre separatistas albaneses y serbia) y Asistente Especial del Embajador Richard Holbrooke (artífice de la desintegración de Yugoslavia).

Antes de incorporarse a la embajada en Bolivia, entre 2004 y 2006 fue Jefe de Misión en Pristina, Kosovo (trabajando activamente para la separación de los Estados de Serbia y Montenegro, último eslabón en la desintegración de Yugoslavia).

No olvidemos que la guerra civil en Yogoslavia tuvo un importante componente de limpieza étnica.

Y solo unos mese después de la llegada del embajador Goldberga a Bolivia, en el país se agudiza un proceso de racismo y autonomías separatistas, gestadas desde la ciudad de Santa Cruz, conde gobierna una élite en la que destacan empresarios de origen croata.

Frente al gobierno transformador de Evo Morales, la estrategia estadounidense es clara, la balcanización del país.