Violencia contra las mujeres republicanas

Según Naciones Unidas se estima que el 90% de las víctimas de guerra en la actualidad son civiles, la mayoría de ellos mujeres y niños, en contraste con lo que sucedía hace un siglo, cuando el 90% de los que perdían sus vidas era personal militar.

Aunque comunidades enteras sufren las consecuencias de los conflictos armados, las mujeres y las niñas se ven particularmente afectadas debido a su condición jurídica y social y su sexo. A menudo las partes en un conflicto violan a las mujeres, y en ocasiones utilizan las violaciones sistemáticas de las mujeres como una táctica de guerra. Otras formas de violencia contra las mujeres cometidas en los conflictos armados comprenden los asesinatos, la esclavitud sexual, el embarazo forzado y la esterilización forzada.

Me consta que el gobierno español, a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, está dedicando recursos económicos para investigar, prevenir y atender a las víctimas de la violencia contra las mujeres en conflictos y post conflictos.

Sirvan como ejemplo los casos de la Cooperación Española en Colombia, donde en la línea de trabajo de Atención a los efectos de la violencia directa, se incorpora como acción prioritaria la “Atención integral a las violencias de género en el marco del conflicto”; o de la República Democrática del Congo donde la Estrategia de la Cooperación Española (pág. 14) define como linea estratégica de intervención “Establecer y aplicar medidas efectivas para promover la prevención y acabar con la violencia de género en los conflictos armados y otros contextos de violencia, de acuerdo con los instrumentos internacionales humanitarios y los instrumentos internacionales de derechos humanos”. O la financiación de la publicación “Impunidad. Pongámosle fin. Violencia sexual contra las mujeres en conflicto armado y post conflicto en América Latina“.

Y sin embargo, no me consta ningún esfuerzo de ese mismo gobierno por realizar esa misma tarea en relación a las mujeres republicanas ferozmente reprimidas durante la guerra civil española y la posguerra. Una guerra precursora en el uso masivo de las violencias contra las mujeres.

Hace unos días reproducía un fragmento de las famosas alocuciones radiales de Queipo de Llano. Aquellas en las que afirmaba que “Nuestros valientes legionarios y regulares han enseñado a los rojos lo que es ser hombre. De paso también a las mujeres de los rojos que ahora, por fin, han conocido hombre de verdad y no castrados milicianos. Dar patadas y berrear no las salvará.” y que el juez Baltasara Garzón recoge en su auto.

Hoy es el diario Público el que nos recuerda lo que hicieron los valientes machos franquistas con las mujeres del bando vencido. ¿Para cuando el esfuerzo de recuperar la memoria de esas mujeres? ¿Para cuando la justicia con ellas?

PD. Gracias Rafa por informarme de la publicación de la noticia. Con tanto informe encima de la mesa, hoy no hubo tiempo para leer con calma la prensa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: