Represión a los indígenas en Colombia (II)

Si hace unos días compartía el comunicado de la ONIC (Organización Nacional Indigena de Colombia) sobre la represión a los indígenas en Colombia, las noticias que siguen llegando son altamente preocupantes.

Ya son 3 los indígenas muertos desde que se inció la Minga de Resistencia Indígena y Popular (1.256 del 2002 al 2008) y 121 los heridos.

El presidente Uribe, que inicialmente negó que la policía hubiera usado armas de fuego contra los indígenas, tuvo finalmente que admitirlo cuando las televisiones presentaron imágenes que lo demostraban.

Comparto una nota escrita por Camilo González Posso, presidente de Indepaz.

PRESIDENTE ¿USTED MIENTE O LE MIENTEN?
Camilo González Posso

Es poco probable que el Presidente lea esta nota porque solo lee lo que le resumen los asesores o los informes de seguridad. Así ha resultado evidente en las transmisiones televisivas que lo muestran llamando a un general para que le diga si hay o no indígenas heridos por acción de la fuerza pública contra la protesta convocada por el CRIC. Uribe llama ante las cámaras “General aquí están diciendo que la fuerza pública ha disparado” (silencio) Habla Uribe: “señores, dice el General que la policía solo lleva escudos y bastones así que los heridos y los muertos son por manipulación de explosivos, por disparos de infiltrados o por ellos mismos”.

Cuando el video que muestra al policía disparando le dio la vuelta al mundo y CNN se lo mostró a Obama y a la opinión mundial, entonces el Presidente de Colombia salió a la TV a decir que no tenía toda la información y que reconoce que un policía disparó. Pero ese reconocimiento lo hace impartiendo al mismo tiempo la orden de seguir disparando: lo grave, dice Uribe, no es que hayan disparado sino que no me hayan informado. “… a mí lo que me preocupa no es que se haya disparado o no. A mí lo que me preocupa es que el Presidente de la República no le diga la verdad al país. Yo le ruego a la Policía, al Ejército: cuando, en circunstancias en que se encuentren atacados por acciones terroristas, tengan que responder disparando, por favor, que lo sepamos todos”.

Presidente, como Usted no tiene tiempo de ver TV, dígale a su asesor que le muestre algunos de los quince videos de noticias de Caracol, CMI, Noticias UNO o de corresponsales internacionales (por ejemplo este). Allí millones de colombianos y extranjeros han visto que la acción de la fuerza pública cuenta no solo con presencia de la policía antimotines con bastones. Me ofrezco a llevárselos para que vea que el desbloqueo y la represión se ha hecho en operación combinada de varias fuerzas. El SMAD actúa con lanzagases y otros aparatos, a su lado van efectivos de la SIJIN armados, otros policías llevan fusiles de asalto y le pueden mostrar el video de informantes encapuchados que los acompañan y que tienen por misión señalar a los lideres y hacer infiltraciones siguiendo la instrucción que Usted impartió hace varios meses. En esa operación interviene el Ejercito que ocupa el territorio indígena desde las montañas y llega armado hasta el sitio de concentración “para cuidar el orden público” y combatir terroristas infiltrados. (Según dice un oficial en uno de los videos).

Presidente, le recomiendo que mire esos videos si no quiere pasar por mentiroso o hacer el ridículo; en ellos se constata que la fuerza pública arremete haciendo disparos al aire y otros directamente a la multitud. El CRIC tiene imágenes y fotos que muestran las heridas causadas por los disparos. Se observan las heridas con los orificios de entrada y salida de los proyectiles y también heridas causadas por esquirlas.

La Unidad de Salud del Resguardo de La Maria tiene la lista de más de 80 personas atendidas y las fotos de siete indígenas que han sido heridos en los ojos, algunos de ellos ya con un ojo perdido. Las autoridades indígenas y los abogados del CRIC han denunciado ante la comunidad internacional que los efectivos de la policía destacados a reprimir los bloqueos llegan con armas refaccionadas para producir heridos.

En las informaciones de prensa se ha hablado de los proyectiles “recalzados” y los voceros indígenas han mostrado vainas de fusil que han quedado en el piso durante los ataques y que han sido recalzadas para quitarle el plomo y colocar puntillas. En el video, cuya ubicación se indica en esta nota, se encuentran imágenes que demuestran la práctica de la fuerza pública de cambiar proyectiles para rellenarlos de puntillas, tuercas y otros objetos que al ser disparados producen heridas y pueden también matar; algunas de las fotos muestran impactos en la cara, la espalda y en los ojos.

¿Cuál es su verdad Presidente? Si Usted viene señalando toda protesta social como parte de una conspiración opositora o como acciones infiltradas por terroristas ¿su orden es que la fuerza pública concurra preparada para disparar y lo haga cuando se sienta amenazada? O ¿su orden es que llegue la policía antimotines, sin armas de fuego, a ejercer la fuerza en forma legal y proporcional?

Todo indica que el Presidente de Colombia está mal informado por los funcionarios que lo rodean; pero lo grave es que esos funcionarios le entregan lo que el quiere leer e interpretar para seguir argumentando que los infiltrados son los culpables de la violencia y los muertos y que los dirigentes de la protesta en realidad son terroristas camuflados, “incitadores al delito”. Y ahora para colmo de males no solo se ha dado la orientación de judicializar líderes sino de disparar ante “las acciones terroristas” en las protestas, solo con la advertencia de informar de las muertes al Presidente antes de que lo “chivee” CNN.

Anuncios

4 Responses to Represión a los indígenas en Colombia (II)

  1. […] Fueron los indígenas “enfurecidos” los que “insultaron, impidieron el uso de la palabra, y después ignoraron” al presidente Uribe. El encuentro entre el Presidente y los “aborígenes” no se produjo por un “aparente fallo de coordinación”. Según el gobierno colombiano “la movilización estuvo infiltrada por guerrilleros de las FARC”. En la marcha de los indígenas a Cali, se registró la “muerte de al menos tres aborígenes“. […]

  2. […] Fueron los indígenas “enfurecidos” los que “insultaron, impidieron el uso de la palabra, y después ignoraron” al presidente Uribe. El encuentro entre el Presidente y los “aborígenes” no se produjo por un “aparente fallo de coordinación”. Según el gobierno colombiano “la movilización estuvo infiltrada por guerrilleros de las FARC”. En la marcha de los indígenas a Cali, se registró la “muerte de al menos tres aborígenes“. […]

  3. Triquis Oaxaca dice:

    Como siempre los indígenas tenemos que ser los enfurecidos, los que no entendemos, los que no somo capaces de dialogar, ¿cuándo ellos no han escuchado? ¿cuándo se nos ha respetado? Tenemos derechos, tenemos voz, tenemos nuestro orgullo, ¿cómo no nos vamos a enfurecer ante tanta injusticia?

    Saludos a la lucha indígena, en medio de la distancia, no queda más que brindar nuestro apoyo moral.

    Estamos en la misma lucha, por el mismo camino, por lo que es que no es nuestro, por nuestra voz, por nuestro pueblo, seguid adelante, segui nomás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: