La justicia de este país

Dos noticias publicadas hoy en la prensa española:

Cartagena tiene su primer permiso a los tres meses de ingresar en prisión.

Ochenta y tres días. Ese es el tiempo que Luis Fernando Cartagena, ex conseller de Obras Públicas en el primer gobierno del popular Eduardo Zaplana, ha permanecido en prisión antes de gozar de su primer permiso penitenciario. (…) El ex alcalde de Orihuela y titular de Obras Públicas del primer gobierno de Eduardo Zaplana en la Generalitat Valenciana, fue condenado a cuatro años de prisión por la Audiencia de Alicante una vez quedaron probados los delitos de falsedad en documento mercantil y malversación de caudales públicos.

Cartagena, el primer miembro del Consell que ha ingresado en prisión en 30 años, fue condenado por apropiarse de 49.000 euros procedentes del superávit del hospital municipal de San Juan de Dios, gestionado por las Hermanas Carmelitas. En lugar de ingresar el dinero en las arcas municipales “lo hizo suyo con intención de propio beneficio”, según consideró probado el Tribunal Supremo.

Una expulsión que deja ‘huérfana’ a Verónica. Orden de repatriación para un boliviano cuya hija tiene el DNI español. (versión pdf del diario Público, pág. 28).

Ramiro Perales Chejo salía de la estación de metro cuando lo detuvo la Policía. Ocurrió el pasado 29 de septiembre y desde entonces espera su expulsión en el Centro de Internamiento para Extranjeros de la Zona Franca. Aunque la normativa permite que presente un recurso para suspenderla, de poco ha servido que su abogada, Johana Londoño, ponga sobra la mesa el DNI español y el Registro Civil de su hija.

Para Londoño, “es como si el juez no hubiera leido la documentación”. “No entiendo, estoy desconcertada; si una ciudadana española no vale para demostrar el arraigo y la dependencia económica de su padre, no entiendo qué más es necesario”, reclama. Pero el Juzgado Contencioso Administrativo número 3 de Barcelona fue claro en el auto del pasado 7 de octubre: “No queda acreditado el pretendido arraigo del recurrente ni en el ámbito social, ni en el familiar (convive en el mismo domicilio con la madre de su hija de un año de edad, sin que se acredite en modo alguno que aquella es residente legal).”

La conclusión es obvia. Si eres pobre, con la justicia (como con tantas otras cosas) estás jodido.

Anuncios

One Response to La justicia de este país

  1. […] La justicia de este país (II) Sigamos contando algunos ejemplos de como funciona la justicia en este país. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: