Crisis

En estos días andaba tomando una cerveza con una buena amiga que trabaja en los servicios sociales de un ayuntamiento, y salió a la conversación la tan nombrada crisis económica. Yo le preguntaba a esta buena amiga que efectos estaba percibiendo ella en su trabajo. Y me contaba de un perfil de “usuari@” que últimamente se repite. Trabajadores (muchos de ellos del sector de la construcción) que durante unos años han ganado muy buenos dineros, se han embarcado en hipotecas, compra de vehìculos, etc. y ahora que el trabajo flojea y los intereses aprietan, no pueden hacer frente a los gastos.

Frente a esta situación, me venían dos ideas a la cabeza. La primera, que las entidades financieras han vivido felices, concediendo hipotecas con alegría, y ahora se encuentran con un problema. Aunque según leo, el problema fundamental de la banca en este país, es que ahora no ganan tantísimo como han ganado en los últimos años. La segunda idea, que los trabajadores también han vivido felices, endeudándose hasta niveles inasumibles, y ahora están pagando las consecuencias (cuan feliz me siento de seguir viviendo de alquiler).

Al respecto de esta crisis, en los últimos días he leído cosas que me han dejado perplejo.

Una de ellas, la noticia de la nacionalización por el gobierno de Estados Unidos de la aseguradora AIG. Perdón, ¿dije nacionalización? Ha sido un lapsus. Nacionalizar sólo nacionalizan Hugo Chávez y Evo Morales. Cuando la Reserva Federal norteamericana se hace con el 80% de una empresa privada, a eso se le llama “acudir al rescate“.

Otra, las declaraciones del presidente de la patronal española. El señor Gerado Díaz Ferrán le reclama al gobierno medidas excepcionales y afirma que “se puede poner un paréntesis a la economía de libre mercado“.

Como dice Nacho Escolar, el dogma liberal de estos conversos al marxismo es “Cuando gano es para mí, si pierdo vamos a medias“.

Porque ya puestos, yo hubiera preferido que el paréntesis a la economía de libre mercado lo pusieran cuando llenaban los capazos de rentabilidades. No hubiera estado nada mal un paréntesis para repartir beneficios entre los menos favorecidos por el sistema.

Ahora, si hay que ponerle un paréntesis a la economía de libre mercado, yo me apunto. Siempre que el paréntesis dure por lo menos quinientos años.

Anuncios

One Response to Crisis

  1. […] sobre la crisis, al pedir cinco siglos de paréntesis a la economía de libre mercado, me vino a la cabeza una […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: