Satélites

Mañana domingo el pueblo boliviano acudirá a las urnas a votar el referéndum revocatorio para el presidente Evo Morales y ocho de los nueve prefectos provinciales, este si legal.

Hoy el diario El País, publica una entrevista con el líder derechista Jorge Tuto Quiroga, lider del partido PODEMOS (Poder Democrático y Social). El titular de la misma “Bolivia es un satélite absoluto del Chavismo“. En la línea editorial del diario español, la principal acusación imaginable a un dirigente latinoamericano es ser amigo de Chávez.

Tal vez conviene recordar quien es Jorge Tuto Quiroga. Como reconocía el diario El Mundo (nada sospechoso de izquierdista), Jorge Quiroga “hizo una meteórica carrera política apadrinado por un ex dictador militar” (me pregunto, los dictadores militares, ¿dejan alguna vez de serlo?). Llegó a presidente de Bolivia tras la renuncia del “ex dictador” Hugo Bánzer, con el que ocupaba la vicepresidencia, cuando éste se abandonó la presidencia por problemas de salud.

¿Y quien era Hugo Bánzer? El ex dictador (si alguna vez los dictadores dejan de serlo) que en 1971 instauró una férrea dictadura que participaría en el Plan Cóndor, y que con el apoyo de Estados Unidos, dejó incontables violaciones a los Derechos Humanos y una de las deudas externas más grandes conocidas.

En definitiva, el señor Jorge Quiroga es el descendiente político de un criminal sanguinario, satélite (utlizando su misma terminología) de unos Estados Unidos que apoyaron las sangrientas dictaduras de América Latina. Y si en algún momento regresara a la presidencia de Bolivia, volvería a convertir al país en un satélite de esos Estados Unidos que promueven guerras ilegales y que financian la desmembración de Bolivia con tal de que en ese país andino no se continúe con un proceso que, con errores, apunta a recuperar la dignidad de su pueblo y a sacarlo de la pobreza. Como nos cuenta el amigo Carlos Iaquinandi, el objetivo de los Estados Unidos y las clases dominantes bolivianas, es “voltear el indio”.

Los “periodistas” que realizan la entrevista en El País, le preguntan a Quiroga “¿Cuánto poder e influencia le atribuye al presidente de Venezuela en Bolivia?”. Porqué no le preguntan también ¿Cuánto poder e influencia tienen los Estados Unidos en la desestabilización de Bolivia? ¿Tal vez, me pregunto, porque los intereses de Estados Unidos, de la derecha reaccionaria boliviana y del Grupo Prisa no son tan diferentes?

Anuncios

One Response to Satélites

  1. Hortensia Ondo dice:

    Acertadas observaciones en todo el texto. Ya vemos que en cualquier parte del mundo quienes antes ejercieron de verdugos hacia los DDHH se travisten rápidamente en “otra cosa”. Lo que ocurre es que por mucho cambio de hábito que quieran aparentar hacen bueno el dicho de “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”, aplicado en este caso a la imágen política que desean y conviene a auténticos depredadores contra la democracia real.

    Individuos como el tal Quiroga, pueden sobrevivir politicamente gracias a la ayuda prestada por el “gran imperio” del norte que con el indio ( dicho con todo respeto” Evo Morales, en el poder se ve imposibilitado a meter baza en ese país como lo hiciera en tiempos no tan lejanos. Ya se contaba con la posibilidad de todo tipo de artimañas del “amigo” del norte para impedir que Bolivia lograse levantar cabeza a través de un proceso de cambio y recuperación. Precisamente esos temores, confirmados, hace que uno sienta desprecio y asco hacia tipos como el susodicho Quiroga y sus mentores que nos quieren hacer creer que actúa como demócrata en defensa de no sabemos qué independencia de potencias extranjeras en su país, cuando sus antecedentes dicen bien a qué potencia sirve y doblega. Lo de Bolivia- Evo, acabará como finalmente determinen los ciudadanos de ese país que deben estar bien alerta para que no le metan un gol con etiqueta yanki que les llevaría de nuevo a un camino bien incierto, que es como decir al de antes de la asunción al poder de Evo.

    Mucho hablar de democracia y aún perviven en franca alza los intereses de potencias en las regiones donde quieren que nada se mueva, salvo si el movimiento es alentado por los gobiernos de las mismas en beneficio de sus estrategias particulares de espaldas a los intereses y derechos de los ciudadanos de los paises que han tenido la mala suerte de poseer materias primas muy codiciadas por los “amos” que a toda costa quieren detentar el poder mundial. La situación actual en Oseitia del Sur es un buen ejemplo a tener en cuenta de lo que se cuece.

    Usted concluye con unas preguntas muy interesantes que aun no siendo contestadas por los aludidos, los propios hechos dan respuesta. Los “periodistas” formulan las preguntas que tocan a juicio de quienes pagan y en este caso no interesa hablar de los sujetos exógenos que impiden que en Bolivia el camino hacia la solución justa se haga sin tropiezos y barreras. Por cierto, el monopolio mediático no es el mejor camino para arreglar entuertos en las sociedades y Prisa se está dando “prisa” en conseguirlo en lo que a Latinoamérica se refiere, concretamente. ¡Así va el mundo!

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: