Dialogando con Hortensia

A cuento del post de enhorabuena (por mujer y por joven) por el nombramiento como Secretaria de Organización del PSOE de Leire Pajín) he mantenido un interesante diálogo con Hortensia, una visitante de Cositas. Como me consta que muchas de las personas que visitan en blog no entran a leer los comentarios, incorporo aquí mi último comentario a la última aportación de Hortensia. De nuevo, gracias Hortensia por tus aportaciones y por tu amabilidad.

Hola Hortensia,

Dado el volumen y la calidad de tus aportaciones… me voy a tener que plantear incorporarte como “colaboradora oficial” de Cositas. 😉

Probablemente en lo sustancia, estemos de acuerdo. Pero te pongo otro ejemplo. Seguramente estarás de acuerdo conmigo en que existen países de población mayoritariemente indígena (se me ocurren, por ejemplo, Guatemala o Bolivia) en los que esta población indígena ha estado históricamente discriminada, y lo sigue estando. Sin duda, podemos afirmar que ha habido indígenas que han contribuido a esta discriminación histórica. Es especialmente significativa la letra de esa viejita canción que cuenta la maldición del Malinche:

Hoy en pleno siglo XX
nos siguen llegando rubios
y les abrimos la casa
y los llamamos amigos.

Pero si llega cansado
un indio de andar la sierra
lo humillamos y lo vemos
como un extraño por su tierra.

Tu hipócrita que te muestras
humilde ante el extranjero
pero te vuelves soberbio
con tus hermanos del pueblo.

Y sin embargo, no tengo duda en que son (y siguen siendo) los blancos los responsables de esa situación de marginación histórica. Y no tengo ninguna duda en que en estos países debe haber una política activa para luchar contra esta discriminación y un organismo público encargado de promocionar esta política.

Por último, estoy de acuerdo en que la juventud no es una virtud. Del mismo modo que no es una virtud intrínseca ser mujer, ni ser inmigrante, ni ser homosexual, ni pertenecer a ningún otro colectivo de los que históricamente han sido marginados del poder.

Lo que si considero que es una virtud es apostar por incorporar a puestos de responsabilidad a personas de esos colectivos que históricamente han sido marginados del poder. Si creo que es una virtud incorporar a puestos de responsabilidad a jóvenes, a mujeres, a inmigrantes y a homosexuales. Y me dirás, eso no es lo importante, lo importante es que tengan capacidad para el puesto. Y te contestaré, pero ¿porqué cuando el elegido para el puesto de responsabilidad es hombre, mayor, blanco, español y heterosexual (al menos públicamente) nadie cuestiona si es capaz o no?

Más saludos,

Javier

Anuncios

One Response to Dialogando con Hortensia

  1. Hortensia Ondo dice:

    Javier, me gusta el título y el color de la flor que me da nombre. Ambos detalles denotan tu sensibilidad y el cómo respiras y en este caso lo manifiesto fuera de toda connotación de género. Me ha gustado.

    Yo lanzaría desde aquí un llamamiento a quienes visitan tu blog para que aporten sus puntos de vista. Hay que aprovechar este medio -aún libre de presiones – para mantener una comunicación que aprovechando su ilimitada cobertura, nos permita conocer las opiniones que generan determinadas informaciones y hechos en regiones muy distantes en lo geográfico pero quizás muy cercanas en los análisis y conclusiones. No es necesario que te plantees mi incorporación como colaboradora. Mis aportaciones las hago siguiendo tu invitación implícita en el blog. He sido siempre una firme defensora de la comunicación tan necesaria para el conocimiento de los problemas y su posible solución; las formas y estilos de culturas que existen en el Planeta azul, muchas de ellas en peligro de extinción a causa de la incomprensión y falta de respeto por otras dominantes, que hacen que el azul se convierta en negro y tenebroso. Hay que promover con insistencia que la sociedad civil de todos los paises encuentren un vehículo en las páginas de internet para pronunciarse sobre lo que está pasando globalmente, a falta de otras o acceso a ellas; hay que instar a la ciudadanía para que recupere, (en otros casor, por no haber tenido la oportunidad) tome la palabra como es su obligación y su derecho.

    La maldición del Maliche, como todo lo “cocinado” en el ámbito popular, encierra una gran verdad. Esperemos que cambien las actitudes de las personas y sean ellas las que defiendan (se defiendan) de cualquier agresión. De nuevo aquí introduzco la importancia de la existencia de las leyes y que éstas se cuamplan sin ningún titubeo o partidsmo, independientemente.

    En relación con la pregunta que formulas como conclusión de tu comentario, he de dicirte que un nombramiento siempre es cuestionable y mucho más cuando se trata de un puesto de gran responsabilidad. Pero siempre se ha de tener en cuenta- yo si lo hago- los méritos y hechos que acompañan al elegido, que le preceden. hay que poner en práctica aquello de: “por su hechos les conoceréis…”

    Hasta otra ocasión y suerte,

    Hortensia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: