Enhorabuena

Leire Pajín Secretaria de Organización del PSOE. Me parece una buena noticia que se proponga a una mujer de 31 años (por ambos motivos, por mujer, y por su juventud) como número 3 de un partido.

Seguramente, la noticia no será del agrado de Rodríguez Ibarra. Tampoco me preocupa demasiado. Cada vez que él ha dicho alguna tontería, me ha molestado por tonto, no por hombre y por mayor.

Precisamente, en la edición de ayer del diario El País, el director del ICEI Jose Antonio Alonso (no confundir con el portavoz del PSOE en el Congreso) escribe sobre la política de cooperación española. Recordemos que Leire Pajín es desde 2004 Secretaria de Estado de Cooperación Internacional. Como recuerda Alonso, aunque hay mucho por mejorar, el avance en estos años ha sido significativo.

Anuncios

4 Responses to Enhorabuena

  1. Hortensia Ondo dice:

    Por casualidad, encontré estas “cositas de la vida” hace unos días y desde entonces cuando accedo a internet (este mundo sin fronteras) cuando tantas y tantas proliferan en lo geopolítico, me doy un garbeíto en esta página que tanto llamó mi atención. De hecho, con esta he participado tres veces.

    A lo que iba, es motivo de esta mi nueva incursión aquí relacionada con la enhorabuena destinada a la Pajín que, supongo, procede del autor de este blog.

    La buena noticia la fundamenta en dos premisas: su juventud y su condición de mujer. Y digo yo, cuando recae un cargo tan importante en una persona ¿qué mas da el género al que pertenece y los años que han transcurrido desde su advenimiento a este mundo desconcertado y falto de tantas y tantas cositas para hacerlo más justo y coherente con lo que muchos predican? No creo que estas dos premisas sean las más importantes a destacar cuando se produce un nombramiento, sino la capacidad y la trayectoria de la persona designada.

    En el caso de mi compañera de género, se deberían medir no su condición de mujer o juventud sino -como señalaba anteriormente- su capacidad para desempeñar el cargo, teniendo en cuenta cómo no, el tiempo que ha transcurrido desde que desempeña la secretaría de Estado de Cooperación Internacional, donde benévolamente, indulgentemente, el director del ICEI, le otorga casi un aprobado raspadillo, si tenemos en cuenta sus declaraciones sobre la flamante número tres del PSOE. ¿Con qué logros cuenta en su haber en la gestión de la referida secretaría? No se puede ni debe hacer balance tan aséptico como el de Alonso sin dar cuenta de casos concretos en lo que él considera como “avances siginificativos” en los cuatro años que lleva al frente de la secretaría esta joven y avezada mujer.

    Como exigía Anguita a los partidos en su época de dirigente de IU con su famoso: programa, programa…debemos hacer a la hora de valorar-ensalzar la trayectoria de cualquier persona para dar más consistencia, solidez y justificación a nuestras loas. Lo de la edad y la condición femenina es lo menos digno de destacar. Deben ser muy otras consideraciones las que nos hagan convenir que esa persona es la mejor para desarrollar una labor concreta.

    Esto del género la verdad, parece ya caduco, fuera de época, sobre todo cuando en el pasado existieron mujeres que supieron imponerse gracias a su valía y arrojo a los recelos “torpederos” del género contrario. Mujeres que ayudaron a otras a tener conciencia del lugar que debían ocupar en la sociedad, en el mundo laboral, en cualquier actividad, en sus hogares abandonando la sumisión ancestral hacia sus maridos o familiares, etc. Muchas de estas mujeres hicieron su lucha calladamente, sin estridencias, haciendo valer sus derechos. Y no me estoy refiriendo a las ya conocidas que figuran en los libros de historia como pioneras de las reivindicaciones y derechos de la mujer, aun reconociendo su labor inestimable.

    Lo que expongo será tomado, como cuando lo hago en pequeños círculos de compañero/as de profesión o amigo/as como un sacrilegio hacia algunos grupos de feministas, pero si tenemos en cuenta la libertad de expresión, cada uno tiene el derecho de manifestar su punto de vista aunque no sea bien visto por una clase más bien tirando a la demagogia y que para defender sus razonamientos tiene la mala costumbre de etiquetar a quien discrepa, como antidemócrata anti no sé qué, qué sé yo.

    Lo más importante es dejar ya la manida guerra de géneros que lo único que aporta es seguir marcando la diferencia y pongámonos a trabajar en equipo como personas con idénticos objetivos justos y solidarios. Para recibir una respuesta favorable en la igualdas solo hay que recurrir a las leyes y que estas se cumplan con todo rigor. La Constitución de los paises democráticos contempla el derecho para todos sin distingos de género, raza o religión. Hagámos prevalecer esos derechos con extensión a otras regiones del mundo donde aun no han llegado a implementarse, pero sin la coletilla del género. Tanto la mujer como el hombre son merecedores del respeto escrupuloso de sus derechos. Y tanto unas como otros deben luchar porque ese respeto no sea violado por nada ni por nadie.

    Yo introduciría una pregunta a los partidarios de la existencia de un Ministerio de la Igualdad, como ha ocurrido en España ¿De verdad creen que es el camino correcto para lograr una convivencia justa e igualitaria de los hombres y mujeres o de las mujeres y hombres? No obstante, el tiempo y los hechos demostraran su eficacia y necesidad. Para ello no hay que jugarse ni un miembro ni una miembra (¿duele?), solo hay que esperar los resultados.

    Me he salido, ¡a estas horas, es lógico! por los cerros de Ubeda. Pero volviendo a lo que iba, sería deseable que cuando se evalúa la trayectoria de las personas esas dos condiciones destacadas por el autor de las enhorabuenas se centrara más en otros valores que acompañan a la persona y en último término, si lo creyera necesario reseñar, figurara el de su juventud y género al que pertenece.

    Y aludiendo de nuevo a Anguita aun cambiando sus palabras yo y otros muchos solo pedimos en esto del género, ¡coherencia, coherencia, coherencia! y nada de demagogias trasnochadas.

  2. javiibanyez dice:

    Estimada Hortensia,

    En primer lugar, quisiera agradecerte tus visitas y tus aportes, sin duda muy interesantes.

    En segundo lugar, te adelanto que nada de lo que comentas será tomado por mí como un sacrilegio. Ni siquiera aquellos comentarios en los que no estoy de acuerdo contigo. Muy por el contrario, estaré encantado de dialogar contigo desde la discrepancia y el respeto.

    Y te digo desde la discrepancia, porque yo si que pienso que es merecedor de enhorabuena el nombrar para un puesto de responsabilidad a una mujer joven.

    Utilizas en tu argumentación el criterio de la capacidad, y no seré yo el que proponga que personas sin capacidad ocupen puestos de responsabilidad. Pero te lanzo algunas preguntas. Teniendo en cuenta que a nivel mundial sólo un 16% de los escaños parlamentarios están en manos de mujeres, ¿consideras que se debe a que las mujeres del mundo son menos capaces que los hombres?

    Y si nos fijamos en lo que pasa en España, teniendo en cuenta que en los Consejos de Administración de las empresas del IBEX-35 (las empresas más relevantes del mercado bursátil español) sólo hay un 6% de mujeres, ¿consideras que eso se debe a que las mujeres españolas son menos capaces que los hombres?

    O por poner otro ejemplo. En España, en el el año 2004, el ingreso anual medio de las mujeres ascendía a 9.215,8 euros, un 66% del de los
    hombres para los que, en dicho año, se situaba en 13.897,9 euros.

    Yo no creo que el hecho de pensar que las mujeres siguen discriminadas en muchos planos, y que es conveniente tomar medidas de discriminación positiva sea una “manida guerra de géneros”. Te aseguro que nada más lejos de mi voluntad que ninguna guerra, ni siquiera entre géneros.

    Por eso, si que pienso que un Ministerio de la Igualdad (si pone en marcha políticas interesantes de promoción de la Igualdad) es una propuesta intersante. Y creo que poner en discusión el lenguaje que utilizamos, un lenguaje creado por los hombres a su imagen y semejanza, es abrir una discusión interesante.

    Y te aseguro que, en la medida de lo posible, procuro ser coherente, coherente y coherente con lo que pienso.

    Recibe un saludo.

    Javier

  3. Hortensia Ondo dice:

    Javier, ya manifesté que para mí el género no marca o no debe marcar las diferencias en ningún aspecto ni laboral ni de derechos de uno sobre el otro ya sea masculino femenino o de otra naturaleza. Lo que trato de explicar es que es que a lo largo de la historia a la mujer se le marcó un rol ¿por quién? por el hombre, sin duda alguna, pero con la colaboración de otras mujeres que con su actitud permitieron que se mantuvieran como coto cerrado durante muncho tiempo, las lógicas y justas aspiraciones de otras muchas que no aceptaban el papel que se les había asignado en la sociedad. Creo, sinceramente, que parte de lo ocurrido con el género femenino es responsabilidad de este colectivo por no haber presentado cara “colectivamente” a las discriminaciones de las que ha sido objeto.

    Disponemos de ilustres ejemplos de mujeres que a pesar de todos los prejuicios de las sociedades en las que les tocó vivir sacaron a flote sus proyectos con coraje, con perseverancia y sin utilizar las armas de las que tanto se ha hablado “armas de mujer” han tirado pa’ lante hasta conseguir sus objetivos. En la mayoría de los casos estas féminas no han contado con el apoyo de sus congéneres sino más bien todo lo contrario, recibieron de la mayoría de éstas las más duras críticas y ataques por rebelarse a la situación injusta no elegida y defender sus derechos a la libertad de elección de su presente y futuro.

    En este sentido puedo afirmar que en mi larga experiencia profesional y personal he podido constatar que quizás (por dejar algún resquicio) las peores enemigas, jefes, etc, que he tenido han sido mujeres que mientras públicamente se mostraban como activistas a favor de nuestros derechos, en la práctica eran auténticas dictadoras-envidiosas que impedían por todos los medios a su alcance que sus compañeras pudieran desarrollar su labor debidamente. Era como desarrollar una carrera de obstáculos. Lo que más apreciaban y valoraban estas “amazonas” era la sumisión de sus compañeras y de no ser así la exigían con su actitud. Lo que estaba claro es que el enfrentamiento estaba servido y así ha sucedido en muchas ocasiones. Podría citar casos que confirman lo que expreso, pero voy a omitirlos.

    Luego, contamos con otros factores que hacen que la mujer (no en todos los casos) sea “evitada” por las empresas. Su condición de ama de casa y madre dificulta su entera disponibilidad a la empresa, no ocurre así con el hombre que ha dispuesto de todo el tiempo necesario para la misma. La incorporación de la mujer al mundo laboral le exige muchas renuncias que a veces no se cumplen y que se evidencian. ¿Cuántas veces un hombre durante una reunión prolongada ha manifestado que debía abandonarla antes de que le cerraran el súper o que tenía que recoger a los niños del cole, o, o…? Yo he sido testigo de estas situaciones que en nada benefician a la mujer y no son aisladas. Son más frecuentes de lo que se cree y reflejan. ¿En cuántas ocasiones ( en España ahora es posible) el permiso maternal es utilizado o compartido por el hombre? Tiremos de encuestas. No cabe duda que la mujer tiene parte de responsabilidad de que esto sea así. Para pescar peces hay que mojarse la parte glútea y la mujer debe decidir (ella es la única que debe hacerlo) por qué debe optar.

    Repito: la mujer no necesita de ministeros para ocupar el espacio que le corresponde en la sociedad; debe ser su lucha cotidiana, su actitud solidaria contra la discriminación, la que, sin duda, hará que cada día gane enteros para situarse en el lugar que debe ostentar como persona, donde se contemple el respeto y cumplimiento de todos sus derechos. Las leyes están para eso y éstas no contemplan excepciones partiendo del género. Leyes y libertad, para todos.

    Me alegro por tu predisposición al diálogo-debate, a pesar de los puntos de vista diferenciados. Creo que ahí reside uno de los pilares de la democracia: el derecho a la libre expresión y cómo no, a la discrepancia. De no ser así no habría pluralismo, sería como una manada de borreguitos donde todos asintieran con la clase dominante (mucho d esto se contempla en la actualidad en España y no es cuestión de ahora). Solo que esa discrepancia sería deseable proviniera de sectores independientes, libres de partidsmos e intereses espúreos, algo tan ausente en las sociedad occidental de las últimas décadas donde la mayoría de los “discrepantes” arriman el ascua a su sardina en defensa de intereses muy ajenos a la ciudadanía que permanece como anestesiada, incapaz de proferir ni una sola reivindicación por sí misma. Y con esto entraríamos en otro interesante debate que es la postura de los medios y la de los que tienen o se les deja tener acceso a ellos. Discrepar por discrepar es tontería pero, cuando hay razones para ello: discrepar hasta morir: El derecho a ello, el que se tengan en cuenta las opiniones del que lo practica, es el mejor termómetro para medir la temperatura de un país que se cree democrático.

    En lo que se refiere (volviendo al caso Pajín) sigo pensando que el mérito de ser joven, no lo es, el paso del tiempo lo borra. La pertenencia a un género determinado, tampoco; nadie tiene en su mano elegirlo. Pero el conocimiento, la experiencia, la valía de una persona permance en ella hasta decir adiós a este mundo…cruel y así hemos de valorarlo, creo yo. Digo…

    Gracias, Javier y saludos,

    Hortensia.

  4. […] con Hortensia A cuento del post de enhorabuena (por mujer y por joven) por el nombramiento como Secretaria de Organización del PSOE […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: