Derechos para quienes no los tenían

El Sr. Ignasi Guardans es uno de los eurodiputados a los que hace unos días pedía que le escribiérais haciendole llegar vuestro rechazo a la directiva de retorno de inmigrantes, la directiva de la vergüenza. Finalmente el Sr. Ignasi Guardans votó a favor de esa directiva.

Hoy firma, junto con un compañero de partido, un artículo en el diario El País que titula Algunos derechos para quienes no los tenían. Me considero una de esas personas que, según él, nos hemos “revuelto con pasión descontrolada para descargar su ira y su conciencia contra la llamada Directiva del Retorno“. Aunque realmente no pertenezco a ninguno de los grupos a los que él enumera (“creadores de opinión con reputación intachable, políticos respetables y otros de verbo menos controlado, defensores de los derechos humanos de impecable trayectoria y presidentes de regímenes con democracia muy discutible“).

Por cierto, Sr. Guardans, ¿a quienes considera usted presidentes de regímenes con democracia muy discutible? ¿la argentina Kischner?, ¿la chilena Bachelet?, ¿el uruguayo Vásquez?, ¿el brasileño Lula?, ¿el paraguayo Lugo?, ¿el venezolano Chávez?, ¿el boliviano Morales?, ¿el ecuatoriano Correa?, ¿el nicaragüense Ortega?, ¿el cubano Castro?, ¿el peruano García?, ¿tal vez el Secretario General de la OEA Insulza?, ¿todos ellos? Porque todos ellos han criticado la directiva de la vergüenza ¿Tal vez para usted Sr. Guardans las y los presidentes latinoamericanos son, por defecto, menos democráticos que los democráticos gobernantes de Europa?

Sr. Guardans, usted asume en su artículo unas premisas sencillas. La primera de ellas, “que la mayoría aceptamos que deben existir unas reglas para determinar quienes y en qué condiciones pueden resistir legalmente en nuestro país“. Y probablemente tenga usted razón, tal vez la mayoría lo acepte. Pero yo no. Tal vez yo sea un bicho raro. Pero teniendo en cuenta que seguramente usted acepte la sencilla premisa de que los capitales y las mercancías pueden circular libremente sin importar las fronteras, ¿quien de los dos es el bicho raro?

Sr. Guardans, ¿conoce usted a León Gieco? El cantauntor argentino que compuso aquello de Sólo le pido a Dios. En su disco de 1997 Orozco, le pone música a una poesía de Marcelo Barbel, probablemente el poeta más relevante de la Patagonia. El tema se llama El Embudo, homenaje a la Patagonia (puede escuharla aquí), y la letra dice

Venga m’ hijo hoy le he de hablar de un tema tan cotidiano,
que ni usted ni sus hermanos se han detenido a pensar y eso es por costumbre nomás,
por haber nacido aquí, por venir de una raíz marginada de hace tiempo y
contemplando en silencio lo que pasa en el país.
Tal vez nunca meditó que usted con esas dos manos asiste a pagos lejanos,
dándole luz y calor, que también mueve el motor,
que anda el cielo y anda el mar o autopistas de ciudad y las comunicaciones,
sin saber por qué razones nada viene y todo va.
Fíjese en el caño aquel, es el famoso oleoducto por donde se van los frutos,
como quien dice a granel.
Le costará comprender por qué este petróleo nuestro lo industrializan
tan lejos y el subproducto después vuelve a su tierra otra vez,
sabe Dios por que manejos.
Nuestro gas es entubado en caños de alta presión que llevan calefacción
para entibiar otros pagos no se me quede asombrado si le digo que en el gas van muchas cositas más,
con variadas propiedades, que enriquecen otros lares y empobrecen los de acá.
Y los parques nacionales parecieran extranjeros porque ahí somos forasteros
los nativos y locales y en sus bosques colosales,
sucede que en ocaciones se convierten en tizones los leños que nadie saca y andan con bosta de vaca,
en los ranchos los fogones.
Y aquellas torres en fila, sujetando el cablerío,
se llevan de nuestro ríos lo mejor de la energía, no es una ocurrencia mía,
ni lo quiero avergonzar, pero póngase a pensar que pasaría si nos dieran, por todo lo que se llevan,
lo justito y nada más.
Seguimos siendo colonia de la gallina de arriba, federalismo mentira,
desde que tengo memoria.
Allá se inventa la historia, aquí
se escribe con sangre,
mas vienen de tarde en tarde, en vísperas de elecciones a prometer soluciones
que ya no engrupen a nadie.
No hablemos de agua pesada, regalías minerales, nada viene, todo sale,
estrujando la ordeñada.
La cuestión está estudiada para dejarnos de luto,
usando cualquier conducto se llevan hasta la tierra, si nuestro sudor sirviera ya habría algún sudoructo

Sabe Sr. Guardans, cada vez estoy más convencido de que no soy yo el bicho raro. Y ni siquiera me voy a molestar en rebatirle porqué la directiva de la vergüenza es una vergüenza.

Anuncios

One Response to Derechos para quienes no los tenían

  1. Félix dice:

    El señor Guardans, aparte de dar por irrefutables afirmaciones que son pura retórica, pretende vender la “verdad” de que la directiva es buena porque garantiza mínimos derechos allí donde ni siquiera se respetan los mínimos.
    Semejante alegato es impropio de un razonamiento jurídico y mucho menos político en boca de alguien que dice ser socialista o socialdemócrata, pues sólo se trata de un burdo y miserable alegato jurídico propio de un abogado de tercera.
    Es como si un abogado ofreciera a su cliente una pena menor para evitar una pena mayor que, para colmo, es radicalmente injusta.
    Si este tipo es socialista yo soy el obispo de Canterbury.
    Patético y vergonzoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: