Triste noticia

Recibo en Bolivia la triste noticia del fallecimiento de Carlos Núñez, educador popular mexicano.

Tuve la oportunidad de conocer a Carlos hace una década, en un encuentro en Cádiz en el que se reunieron educadores populares de toda América Latina. A ese encuentro estaba previsto que acudiera Paulo Freire, pero falleció pocos meses antes. Y pocos meses después fallecía el uruguayo Jose Luis Rebellato, con quien también compartimos en Cádiz.

Carlos, al igual que Freire, son presidentes honorarios del Consejo de Educación de Adultos de América Latina, red de organizaciones no gubernamentales con presencia en 21 países de América Latina y El Caribe, que desde la corriente de la educación popular trabaja a favor de la transformación democrática de nuestras sociedades, la conquista de la paz y los derechos humanos.

Muchos fuimos los que arrancamos nuestro trabajo en lo social cargados con los dos volúmenes de “Técnicas Participativas para la Educacion Popular” escritos por Graciela Bustillos, esposa de Carlos, y editados por el Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario, que en aquella época él dirigía.

Tiempo después, tuvimos la oportunidad de volver a coincidir cuando vino a España a presentar la edición española su libro La Revolución ética. Fernando Cardenal, otro de los grades de la Educación Popular, escribía en el prólogo de este libro:

Hay en este libro un planteamiento muy claro contra la pérdida de “la capacidad de asombro, de vergüenza, de indignación o de escándalo, reacciones éstas que expresarían la dignidad, la capacidad de resistencia, de sueño, de lucha y de búsqueda de una sociedad justa”.

Carlos, muy acertadamente, señala no sólo los grandes pecados sociales de nuestra época, sino también la actitud de quienes van acostumbrándonos a ver todos estos hechos como naturales y hasta necesarios para un supuesto desarrollo económico de nuestros países.

Seguro que leer a Carlos, sería un buen homenaje en su memoria.

Anuncios

2 Responses to Triste noticia

  1. […] Indignación y escándalo Apurando mis últimas horas en Cochabamba, me atrevo a escribir algunas impresiones sobre lo que ví y conversé durante esta última semana en Bolivia. Y lo hago desde la vergüenza, la indignación y el escándalo al que aludía Fernando Cardenal en el prólogo de La Revolución ética, que mencionaba en el post anterior. […]

  2. […] ya escribí en otra ocasión, a raíz de la muerte de Carlos Núñez, leer su obra sería un buen […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: