Banderas

En estos días en que nuestros políticos se pegan por demostrar quien es el que más quiere a su bandera (ya sea la rojigualda, la ikurriña, la senyera, la estelada, la estreleira, o cualquier otra) yo tengo que reconocerles que las banderas en general (igual que los uniformes, hasta los de los Boy Scouts) me dan un notable repelús.

No puedo dejar de recordar la letra de la Milonja del Moro Judío de Jorge Drexler, aquella que dice:

Perdonen que no me aliste

bajo ninguna bandera:

vale más cualquier quimera

que un trozo de tela triste.”

Anuncios

One Response to Banderas

  1. lagalera74 dice:

    Simplemente PENA y vergüenza me da ver estas defensas enconadas, pero estériles en una Europa cada vez más mezclada de culturas, idiomas y sin fronteras.
    Incluso dentro de lo que llamamos Estado Español, esta biodiversidad aumenta día a día, y eso nos enriquece, mal que le pese a muchos.
    Adquirimos diferentes hábitos alimenticios (nuestra gastronomía aumenta en variedad–> Recomiendo el Restaurante Balansiya, Paseo de las Facultades, nº3 de Valencia para conocer la cocina norteafricana:IMPRESIONANTE!), mezclas genéticas muy interesantes (en ambos sexos), y los más pequeños/as aprenden a convivir desde la escuela (generalmente la pública) con estos recién llegados ciudadanos, que ya forman parte (10% de la población) de nuestras ciudades, de nuestras calles, de nuestras vidas.
    Pues bien, creo que frente a la defensa de una bandera, de un himno, de unos colores, está el respeto a querer ser lo que uno quiera ser, allá donde esté, y se sienta como le dé la gana.
    Por eso no le veo sentido a tanto discurso oficial, tanto himno con letra (todos sabemos que ya la tenía y que no necesitaba otra que no fuese el famoso y profundo CHUNDA CHUNDA!), tanto alejamiento de una realidad social que, movida por las graves circunstancias internacionales, ha hecho que tengamos a tanta gente en todos los barrios de nuestras ciudades y pueblos buscando una oportunidad mejor que la que dejaron atrás, donde sus raices se secaban por falta de agua, de comida y de futuro.
    Pero no, es mejor pelearse por trapos de colores, por canciones que cantar cuando los deportistas ganan algo, eso es lo importante. Tócate los pies!
    QUÉ PENA, PENA, PENA!
    Siento mi nihilismo, pero es hastío y vergüenza.
    Sigo buscando luces que iluminen mi oscuridad.
    Saludos y gracias.

    PABLO IGLESIAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: