Alternativas al conflicto colombiano

Me envían las amigas y amigos del Colectivo Sur Cacarica (ONG valenciana que trabaja por los Derechos Humanos en Colombia) información sobre un evento que están organizando para el lunes 17 de septiembre a las 19:30 en el Club Diario Levante (C/Traginers, 7 Poligono Vara de Quart).

COMUNIDAD DE PAZ DE SAN JOSÉ DE APARTADÓ: UNA ALTERNATIVA AL CONFLICTO COLOMBIANO

Participan: Gildardo Tuberquia y Nohelia Tuberquia, líderes de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó (Colombia), Premio de la Paz Aquisgrán.

Presenta: Ramón Cardona, ex diputado de Esquerra Unida, quién formó parte de la Comisión Valenciana de Verificación de los Derechos Humanos en Colombia y que visitó San José en 2005.

Se proyectará el documental “Hasta la última piedra” (2006, 58 m.), que narra la construcción de San Josesito, el nuevo pueblo que levantaron los campesinos tras la masacre de 2005.

Comunidad de Paz San José de Apartadó
En un remoto lugar de la selva colombiana se asienta San José de Apartadó, una pequeña población de unos 2.000 campesinos que está siendo exterminada por el Ejército y los paramilitares. Hartos de huir del fuego cruzado entre la guerrilla y las fuerzas conjuntas de militares y paramilitares, decidieron en marzo de 1997 constituirse en una comunidad de paz, la primera que se creó en Colombia. Todos sus miembros se comprometieron a respetar cinco principios básicos:

-No permitir la presencia de grupos armados en su territorio
-No portar armas
-No brindar apoyo logístico ni táctico a los actores armados
-Luchar contra la impunidad
-Participar en los trabajos comunitarios

Esta iniciativa de resistencia civil frente a la guerra se opone frontalmente a los intereses estratégicos y económicos de los grupos armados, que pretenden controlar el territorio y a sus pobladores para que les sirvan de retaguardia de sus acciones armadas. Por eso, desde que se constituyó la comunidad no han dejado de atacarles a pesar de las reiteradas exigencias de organizaciones internacionales al Estado colombiano para que garantice su protección; es como poner al zorro a cuidar del gallinero. En estos diez años han sufrido cerca de 600 crímenes de lesa humanidad, que incluyen 170 asesinatos y centenares de desapariciones, torturas, desplazamientos forzados, detenciones arbitrarias, robos… la inmensa mayoría a manos de soldados y paramilitares. La última de estas masacres ocurrió el 21 de febrero de 2005. Ocho miembros de la comunidad, entre ellos tres niños y Luis Eduardo Guerra, uno de sus fundadores, fueron salvajemente asesinados tras ser torturados; sus cuerpos los despedazaron empleando garrotes y machetes. La Fiscalía acaba de abrir una investigación a 69 militares por esta matanza. Sin embargo, la comunidad teme que este caso como el resto de violaciones que han padecido queden en la más absoluta impunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: